Receta
Leche de Almendras
Autor
RecetasCuisine
Raciones
1L aprox.
Tiempo
Ingredientes
160gr de Almendra cruda sin piel (se puede dejar la piel)

1L de Agua mineral

100gr de Azúcar o edulcorante al gusto

1 cucharada de Esencia de almendra (opcional)

Hola! Ya tenia ganas de preparar en casa leche de almendras, y el otro día dije, no se hable más! y martillo en mano me dispuse a pelar un buen puñado.

En casa, tenemos la suerte de contar con los almendros de los padres de Natalia, y nunca nos falta un buen saco de este rico fruto seco. Siempre que vamos de visita, arreamos con cargamento para ir tirando hasta el próximo viaje, por eso las traigo con cáscara, así se conservan bien durante ese tiempo.

Antes solía comprar esta leche, bueno, realmente no es una leche, si no una bebida vegetal, pero dejé de hacerlo ya que realmente el contenido de almendra es de risa, vamos que lo que menos lleva es almendra. Que no dudo que haya otras marcas que tengan más porcentaje, pero tampoco me interesa ya que luego van cargadas de azúcar y como que no estoy por la labor. Al hacerlo en casa, me aseguro que no hay más de lo que estoy poniendo en el bol y me quedo mucho más tranquila.

Elaboración:

1. Lavamos las almendras y las dejamos en un recipiente en remojo de un día para otro.

2. Al día siguiente, enjugamos las almendras y las ponemos en el bol equipado con la cuchilla de amasar/picar. Programamos velocidad 12, 3 minutos aprox. con tapón para que no salpique.

3. Pasamos por un colador de malla fina, presionando bien para extraer toda la leche y que ésta no se quede en la pulpa.

4. Colamos de nuevo, esta vez por un colador de tela o una muselina.

5. Añadimos el azúcar o edulcorante al gusto. Añadimos si queremos la esencia de almendra (le da mucho más sabor) y si nos gusta, un poquito de canela molida.

6. Guardamos en la nevera y servimos cuando se haya enfriado.

 

Notas:

– Una vez hecho, conservaremos en la nevera máximo 2-3 días.

– Si tenemos las almendras con la piel marrón, las escaldamos en agua hirviendo durante unos segundos. Las escurrimos, y pasados unos minutos para no quemarnos, las podremos pelar fácilmente.

– He visto por internet que la pulpa se puede aprovechar, se deja secar en el horno y podemos obtener harina de almendra para utilizar en otras recetas. Pero yo no he probado y no os puedo contar mucho más.

– La esencia de almendra potencia el sabor. Primero podéis probar sin ponerla, y si os parece bien así, pues listo! y si no, añadís una cucharada y seguro que os gusta más. Al menos a mí fue lo que me pasó.




Receta
Crema Fría de Aguacate y Calabacín
Autor
Claudia Paolini – Tarde de Tortas Fritas
Raciones
6-8
Tiempo
30 minutos aprox. (más enfriado)
Ingredientes
4 Aguacates

1 Cebolla morada

2 puerros

1 Calabacín

200gr de Yogur griego

500ml de Caldo de verduras

1 Guindilla

1 vaso de Vino blanco

3 cucharadas soperas de Zumo de limón

5cl de Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Hola! Empezamos la semana, y nuestra vuelta de vacaciones, publicando esta receta tan apetecible para la época que estamos. Se trata de una crema fría de aguacate y calabacín que nos enseña a preparar nuestra querida Claudia Paolini, del blog Tarde de Tortas Fritas.

Seguro que os entran ganas de hacerla en casa, eso sí, si no estáis leyendo esto desde algún paraíso vacacional, y habéis dejado a vuestra CuCo tranquilita por unos días. Si es así, que disfrutéis mucho, y si aún no os ha llegado el tan deseado momento de decir adiós al curro, y hola a la tumbona de la playa, pues podéis poneros con la receta, y disfrutar de un buen entrante para ir abriendo boca.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol el puerro y la cebolla a trozos. Picamos con velocidad 11, 15 segundos.

2. Quitamos la cuchilla y ponemos el mezclador. Bajamos los restos de las paredes del bol con la espátula, agregamos el aceite y programamos cocción lenta P1, 130º, 10 minutos. A los cinco minutos, agregamos el calabacín a trozos, y cuando falte un minuto para finalizar el programa, añadimos el vino.

3. Agregamos el caldo y programamos cocción lenta P2, 130º, 10 minutos.

4. Quitamos el mezclador y ponemos la cuchilla ultrabalde. Agregamos los aguacates, pelados, descorazonados, cortados y rociados con el jugo de limón. Añadimos el yogur y salpimentamos. Programamos velocidad 12, 3 minutos. Dejamos enfriar bien y servimos.

 

Inspiración: El Comidista




Receta
Tortelloni de Espinacas con Bechamel de Calabacín
Autor
RecetasCuisine
Raciones
2
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
½ Cebolla

1 Calabacín pelado (290gr aprox.)

250ml de Leche desnatada

1 paquete de 2 raciones de pasta fresca (tortelloni con espinacas)

Aceite de oliva

Nuez moscada

Sal

Pimienta

Hola! Hace algún tiempo, en nuestro grupo de Facebook (pincha aquí para unirte) alguien comentó que había adaptado para hacer con el robot una receta de bechamel de calabacín. Mucha gente pidió la receta y cuando la puso, me pareció que estaba bien y me quedé con la idea. Creo que era más o menos así como la hacían.

Me parece una buena opción para hacer una salsa ligera, y acompañar, como por ejemplo en este caso, un plato de pasta. Pero se me ocurren más cositas para hacer con ella, ya os iré contando!

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol la cebolla troceada y la picamos con PULSE unos segundos. (Velocidad 13 en el modelo i-Companion)

2. Programamos a continuación cocción lenta P1, 130º, 5 minutos, sin tapón.

3. Añadimos el calabacín que tendremos pelado y cortado en trozos gruesos. No hace falta que lo piquemos mucho ya que se irá triturando. Condimentamos con sal al gusto y programamos cocción lenta P1, 130º, 5 minutos, sin tapón.

4. Con la espátula, bajamos los restos de las paredes del bol hacia el centro de la cuchilla. Añadimos la leche y condimentamos al gusto con nuez moscada y pimienta.

5. Colocamos la pasta en el cestillo y lo ponemos en su posición, dentro del bol. Colocamos el tapón en la posición “maxi. vapor” y programamos velocidad 2, 100º, 15 minutos.

6. Pasado este tiempo, comprobamos que la pasta está hecha, de nos ser así, ponemos unos minutos más, y si hace falta porque se haya consumido mucho, añadimos un poquito más de leche.

7. Trituramos la salsa con velocidad 12, 2 minutos. Si fuera necesario porque nos ha quedado muy espeso, antes de triturarlo podemos añadir un poquito de leche.

8. Probamos de sabor y rectificamos, si hiciera falta, algún condimento hasta dejarlo a nuestro gusto. Ponemos la pasta dentro del bol, mezclamos con la espátula y servimos. Si queremos, se puede rehogar un poquito la pasta con la salsa poniendo el mezclador y programando velocidad 4, 110º, 3 minutos.

 

Nota: Podemos espolvorear el plato de pasta con un poquito de queso parmesano o similar.




Receta
Risotto de Espárragos Trigueros
Autor
RecetasCuisine
Raciones
2
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
½ Cebolla picada

30gr aprox. de Espárragos trigueros

160gr de Arroz redondo

1 chorro generoso de Vino blanco

600ml aprox. de Caldo de verduras

20gr aprox. de Queso manchego curado (o parmesano)

1 cucharadita de mantequilla

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Hola! Cuando comienza la temporada, y los montes se llenan de espárragos, llega el momento ideal de salir al campo y dedicar una mañana o tarde para ir en su busca. Siempre que es la época, y me coincide que estoy por la zona de mis padres, no desaprovecho la ocasión de salir juntos y llegar a casa con el gran teso que supone un buen manojo de espárragos.

Es una de las cosas que más echo de menos de estar lejos; salir en busca alimentos que nos da la naturaleza, me parece algo maravilloso, y una tradición que no quiero perder.

Hacía tiempo que no preparaba un risotto, y al compartir en nuestro grupo de Facebook (pincha aquí para unirte) una foto del manojo de espárragos que había cogido mi padre, una de las compañeras comentó que ella tenía también, y que había aprovechado para hacer este plato. Pues con lo que me gustan ambas cosas, no me lo pensé ni un instante, y a los pocos días lo hice para comer. Me gustó mucho cómo quedó, y espero poder repetirlo, pero con ese extra de sabor que tiene el haberlos cogido uno mismo.

Elaboración:

1. Comenzamos picando la cebolla, podemos hacerlo con la cuchilla ultrablade y la tecla PULSE (velocidad 13 en el modelo i-Companion) durante unos segundos; o bien, al ser poquita cantidad, podemos picarla a mano con el cuchillo.

2. Equipamos el robot con el mezclador, podemos en el bol la cebolla picada y un par de cucharadas de aceite. Programamos cocción lenta P1, 130º, 7 minutos (sin tapón). A la mitad del programa aprox. añadimos por el bocal una piza de sal.

3. Mientras, limpiamos los espárragos y cortamos en rodajitas; podemos separar dos puntas por cada plato, y marcarlas en la sartén para ponerlas sobre el arroz a la hora de emplatar. Una vez pochada la cebolla, añadimos los espárragos y programamos cocción lenta P1, 130º, 7 minutos.

4. Añadimos el arroz y el vino, y programamos cocción lenta P1, 130º, 2 minutos.

5. Añadimos el caldo de verduras y programamos cocción lenta P3, 95º, 20 minutos, con el tapón en la posición “mini. vapor”. Mientras avanza el programa, vigilamos de vez en cuando cómo está adsorbiendo el caldo el arroz; y si vemos necesario, añadimos más caldo sobre la marcha. Finalizado el programa, comprobamos el punto del arroz, si no estuviera listo, dejamos algún minuto más, y si es necesario, añadimos más caldo.

5. Añadimos el queso rallado en polvo o en finas lascas y la mantequilla. Programamos P1, 130º, 2 minutos. Probamos de sabor y condimentamos al gusto con sal y pimienta. Servimos coronado el arroz con las puntas de espárragos.




Receta
Pan de Calabacín
Autor
Diana López
Raciones
Tiempo
50 minutos aprox. (más enfriado)
Ingredientes
325gr de Calabacín

1 cucharadita de café de Sal

180gr de Harina integral de trigo

1 cucharada de Azúcar

1 ½ cucharadita de café de levadura química

1 cucharadita de café de pimentón dulce o picante (según gusto)

3 Huevos grandes

60ml de Aceite de oliva

1 pellizco de orégano fresco

2 cucharadas de Agua

80gr de Queso grana padano

Hola! En esta receta que publicamos hoy, Diana nos enseña a preparar un pan de calabacín.

Por su acción refrescante, esta hortaliza está muy presente en las dietas veraniegas. Aunque el calabacín se puede encontrar en el mercado durante gran parte del año, lo que hace que, adaptando las recetas a los rigores del invierno, podamos consumir esta deliciosa hortaliza que destaca por sus propiedades antioxidantes durante los 12 meses; y, teniendo en cuenta que sus  beneficios para con el sistema inmunológico son notorios, y que nos ayuda a protegernos frente a las infecciones, hace que esta receta sea de lo más adecuado para salvar nuestro organismo de los dichosos resfriados propios de la temporada invernal.

Os dejamos con ella, espetamos que os guste!

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 175º. Engrasamos un molde de silicona alargado (tipo plumcake)

2. Lavamos el calabacín y quitamos los extremos. Troceamos y ponemos en el bol equipado con la cuchilla ultrabalde. Trituramos con TURBO 30 segundos. (Velocidad 12 en el modelo i-Companion). Sacamos del bol y reservamos.

3. En un bol aparte, mezclamos los ingredientes secos: harina, sal, levadura, azúcar y pimentón.

4. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol los huevos, el aceite y el agua. Mezclamos con velocidad 4, 1 minuto.

5. Añadimos el calabacín y el orégano. Mezclamos con velocidad 6, 1 minuto.

6. Incorporamos la harina y el resto de ingredientes secos al bol. Mezclamos con velocidad 3, 40 segundos. Si es necesario, mezclamos otros diez segundos y volvemos a revisar. (Es importante no pasarse con la mezcla o el pan quedará duro)

7. Ponemos la mitad de la masa en el molde, añadimos el queso, cubrimos con la otra mitad de la masa y alisamos la superficie.

8. Horneamos durante unos 45 minutos sobre la rejilla en la parte intermedia del horno. Comprobamos que el pan está hecho pinchando con un cuchillo.

9. Cuando el pan esté hecho, sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde durante 10 minutos. Pasado este tiempo, sacamos del molde y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.