Receta
Tarta Selva Negra
Autor
RecetasCuisine
Raciones
8-10
Tiempo
Ingredientes
6 Huevos a temperatura ambiente

160gr de Azúcar

1 pizca de Sal

40gr de Cacao puro en polvo (tipo Valor)

120gr de Harina

1 sobre de levadura química Royal

700ml de Nata para montar (mínimo 35% M.G)

60gr de Azúcar glass

1 sobre de Azúcar avainillado (8gr)

200gr de Chocolate en virutas

Para las cerezas en almíbar (podemos hacerlo o comprar unas guindas)

150gr de Cerezas

1 vaso de ron o whisky

1 vaso de azúcar

1 vaso de agua

Hola! Ya ni recordaba lo que era pasar un cumpleaños de mi madre en casa y poder celebrarlo con ella como se merece, y no a través de una pantallita. Oportunidad perfecta para prepararle una super tarta que la dejara con la boca abierta y pudiera compartir con la familia.

Sabiendo que le encanta el chocolate, se pirria por la nata, y estábamos en época de cerezas, todo apuntaba a que la selva negra iba a ser la elegida para la ocasión. También influyó que justo venía de pasar unos días con Natalia en Berlín, y aunque esta tarta no es típica de la capital, pudimos probarla allí, ya que es uno de los dulces más preciados en la repostería alemana.

Esta tarta tan famosa, se lleva preparando desde el siglo XVI, y su nombre viene dado por la oscuridad de la región de Baden-Württemberg, famosa por sus cerezas, de las que se obtiene el Kirsch, un licor de alta graduación alcohólica. En la receta original se utiliza, pero en esta adaptación que yo he seguido, no lo utilizaban. Es una tarta fácil de preparar, lo que por sus pasos, resulta algo laboriosa, pero que si nos organizamos bien, no nos supondrá ningún esfuerzo. Por ejemplo, podemos preparar el bizcocho el día antes, y una vez frío, lo guardaremos en la nevera bien envuelto. De este modo,  tendremos tarea adelantada y nos dedicaremos al relleno el día que vayamos a servirla.

Esperamos que os guste y os sirva para poner el broche final a una celebración señalada.

Al final de la elaboración encontraréis el video con la receta en nuestro canal de YouTube. Si aún no os habéis suscrito, os estamos esperando!

Elaboración:

Si vamos a hacer nosotros las cerezas en almíbar, el día antes, las colocaremos en un recipiente (sin rabito y deshuesadas) y añadiremos el licor elegido. Removemos, y dejamos macerando durante toda la noche. Si es época de cerezas, pues aprovecharemos para hacerlo, y si no, pues compraremos unas guindas. Dejamos alguna cereza con rabito y hueso sin macerar para luego decorar la tarta.

Si en lugar de hacer nosotros las cerezas, compramos guindas; escurriremos las guindas y mezclaremos el líquido que queda en el bote con medio vaso de ron. Con esta mezcla será con lo que empaparemos después los discos de bizcocho y nos saltaremos el paso de hacer el luego el almíbar.

Preparamos el bizcocho

1. Equipamos el robot con el batidor y ponemos en el bol los huevos y el azúcar. Programamos velocidad 5, 5 minutos.

2. Añadimos la harina, una pizca de sal, el cacao y la levadura. Mezclamos con velocidad 6, 15 segundos; quitamos el batidor y terminamos de mezclar con la espátula, con suavidad, hasta obtener una mezcla homogénea.

3. Vertemos la mezcla en un molde redondo de 18 o 20cm de diámetro. Si nuestro molde no es antiadherente, lo engrasaremos previamente con un poquito de mantequilla. Cocemos unos 30-35 minutos, en el horno que tendremos precalentado a 180º con calor abajo. El tiempo dependerá del tipo de horno; pasado el tiempo, podemos pinchar el centro con un palillo, y si sale limpio, lo tendremos listo, si no, pues dejamos unos minutos más hasta que se haga bien.

4. Sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Montamos la nata

1. Con el bol limpio y bien seco, equipamos con el batidor (podemos ponerlo unos minutos antes en la nevera para que esté frío) y añadimos la nata (agitamos bien el envase para que la grasa no quede pegada a las paredes del brik) que ha de estar muy fría para que monte bien. Programamos con velocidad 7 y pasados unos segundos, subimos a velocidad 8.

2. Cuando apreciemos que la nata está semi montada, añadimos por el bocal el azúcar glass junto al sobre de azúcar avainillado. Continuamos batiendo hasta que esté firme, y por lo tanto, montada. Sabremos que está lista porque es sonido que hace al batir cambia, y va dejando surcos en las paredes del bol. Mientras dura el proceso (no podemos dar un tiempo fijo) estaremos pendientes en todo momento y pararemos justo a tiempo, porque de excedernos en el tiempo de batido, la nata podría cortarse. Reservamos en un recipiente en la nevera.

Preparamos el almíbar

1. Ponemos un vaso de agua y otro de azúcar a fuego medio/bajo. Removemos y dejamos durante unos minutos hasta que se forme un almíbar.

2. Escurrimos las cerezas del licor donde han estado macerando, las reservamos, y el líquido lo añadimos al cazo. Subimos el fuego, dejamos un par de minutos, apagamos y pasamos a un plato hondo o recipiente para que se enfríe.

3. Las cerezas, las picamos de forma irregular. Algunas en trozos más pequeños, otras simplemente por la mitad, o como prefiramos luego encontrarlas por la tarta.

Montamos la tarta

1. Cuando el bizcocho esté completamente frio, lo cortaremos con un cuchillo de sierra o una lira de repostería en tres discos iguales. Es importante que esté bien frío, porque si no, se nos podría romper al ir a cortarlo.

2. Colocamos los discos en nuestra superficie de trabajo y los empapamos con el almíbar. Sobre dos de ellos, extendemos una capa generosa de nata montada y sobre ella,  repartimos las cerezas macereadas, que tendremos picadas a nuestro gusto.

3. Colocamos un disco encima del otro, y por último, colocamos el tercero que nos falta. Cubrimos todo con nata (dejamos un poquito de nata para hacer luego unos rosetones para decorar).

4. A continuación, cubrimos toda la tarta con las virutas de chocolate, presionando ligeramente para que se adhieran. Las podemos hacer rallando el chocolate o picando fino con un cuchillo. También se puden sacar virutas fundiendo el chocolate, estirándolo sobre una superficie lisa y dejar que enfríe. Una vez frío, lo iremos despegando con una espátula rígida, se irá rompiendo y obtendremos estas virutas.

5. Por último, con una manga pastelera, hacemos unos rosetones encima de las virutas de chocolate, colocamos encima una cereza y guardamos en la nevera para poder servir pasado un tiempo.

 

Nota: Si no tenemos un deshuesador, podemos quitar el hueso a las cerezas presionado el centro con una pajita o la punta de una boquilla de las de la manga pastelera. Al hacer fuerza, el hueso saldrá por el otro extremo y las tendremos listas.

 

Os dejamos con el video. Si os gusta, podéis compartilo en vuestras redes sociales.

 




Receta
Hojaldres de Astorga
Autor
Gabriel
Raciones
8-10
Tiempo
30 minutos (aprox.)
Ingredientes
2 Láminas de Hojaldre rectangular

1 Huevo para pintar el hojaldre

Para el almíbar

1 cucharadita de Vainilla

75gr de Miel

65gr de Azúcar

40gr de Agua

10gr de Zumo de limón (10-15gr)

Hola! Hoy toca receta para golosos, os traemos un dulce que seguramente ya conocéis; los famosos hojaldres de Astorga. Son típicos de esta localidad de León, y aunque se prearan con otros nombres en otras regiones, estos son los más afamados.

La receta la comparte con nosotros Gabriel de Gabriel en tu cocina, y si visitáis su blog, encontraréis allí otras muchas recetas interesantes.

Elaboración:

1. Comenzamos calentando el horno a 200º.

2. Pintamos una de las láminas de hojaldre con huevo batido, colocamos la otra encima y cortamos el hojaldre en cuadrados de 5×5.

3. Colocamos los cuadraditos sobre papel de hornear en la bandeja del horno. Hacemos una cruz en el medio de cada uno con el filo de un cuchillo afilado, pintamos con huevo batido e incrustamos un garbanzo seco en el hueco. O mejor hacerle un agujerito a la primera capa de hojaldre con una boquilla como se ve en la foto.

4. Metemos en el horno por un tiempo estimado de 15 minutos. Vamos vigilando.

5. Mientras, hacemos el almíbar. Para ello, equipamos el robot con el mezclador y ponemos en el bol todos los ingredientes del almíbar. Programamos velocidad 3, 110º, 5 minutos.

6. Ponemos el almíbar en un bol y sumergimos los hojaldres unos segundos por ambos lados en caliente, y apretamos bien para que penetre el almíbar.

7. Dejamos secar en el mismo papel.

 

Nota: Gabriel comenta que, para la próxima vez, hará más cantidad de almíbar, puesto que se quedó corto.

 

Fuente: Ana Sevilla




Receta
Natillas Clásicas
Autor
RecetasCuisine
Raciones
6
Tiempo
30 minutos aprox. (más reposo)
Ingredientes
1 Litro de leche entera

1 rama de Canela

Un trozo de piel de limón (sin la parte blanca)

1 cucharadita de aroma de vainilla o un sobre de azúcar avainillado (opcional)

20gr de Maicena

5 Yemas de huevo L

100gr de Azúcar

Galletas tipo maría (opcional)

Canela molida para espolvorear (opcional)

Hola! Hoy os traemos una receta de las de siempre, de las que no fallan a la hora del postre. Una receta tan sencilla, que la prepararemos sin darnos cuenta. Las natillas, no necesitan presentación, seguro que las habéis preparado montones de veces, incluso, puede que, como en mi caso, sea de las primeras recetas que aprendisteis a realizar.

Normalmente, es mi madre quien las hace en casa, al fuego, como toda la vida. Pero me apetecía prepararlas con el robot, y viendo el resultado, creo que no será la última vez que las haga porque quedan igual de ricas y no tienes que andar removiendo, ya que, el robot lo hace por nosotros.

Al final de la elaboración, tenéis también el video con todos los pasos de la receta en nuestro canal de YouTube. Esperamos que os guste!

Elaboración:

1. Del litro de leche, separamos un vaso aprox. y lo reservamos. A continuación, equipamos el robot con el batidor y ponemos en el bol el resto de la leche, la rama de canela, la piel de limón y la vainilla si decidimos utilizarla. Programamos con velocidad 2, 100º, 8 minutos. En ese tiempo, ha de hervir la leche, de no ser así, añadiríamos algún minuto más.

2. Colamos la leche, dejamos que repose durante al menos 10 minutos para que se infusione, y por lo tanto, la leche tome los aromas de la canela, el limón y la vainilla.

3. Añadimos la maicena al vaso de leche reservado, mezclamos, que se disuelva bien y no queden grumos. Lo utilizaremos en el siguiente paso.

4. Con el bol frío, (podemos refrescarlo mojándolo por fuera bajo el agua del grifo) y equipado con el batidor, añadimos las yemas, el azúcar y la leche con la maicena disuelta. Programamos velocidad 6, 3 minutos.

5. Con velocidad 4, añadimos la leche infusionada por el bocal, (podemos hacerlo a través de un embudo si nos es más fácil). Una vez la hayamos añadido, programamos velocidad 4, 100º, 10 minutos.

6. Vertemos en los vasitos donde lo vayamos a servir, y si queremos, podemos poner una galleta encima de cada uno.

7. Tapamos con film y guardamos en la nevera y podemos servir pasadas unas horas, aunque lo ideal, es dejarlo reposar de un día para otro.

8. En el momento de servir, podemos espolvorear con un poquito de canela molida.

 

Nota: Podemos aprovechar las claras sobrantes para hacer este bizcocho de chocolate.

 

Aquí tenéis el video, si no os habéis suscrito al nuestro canal, podéis hacerlo para estar al tanto de todas las nuevas recetas que allí publiquemos.




Receta
Phoskitos Caseros
Autor
RecetasCuisine
Raciones
12-14 unidades
Tiempo
Ingredientes
Para el relleno

400ml de Nata para montar (mínimo 35% M.G)

40gr de Azúcar glass

1 cucharadita de aroma de vainilla o un sobre de azúcar avainillado

Para el bizcocho

4 Huevos L

125gr de Azúcar

125gr de Harina de repostería

1 pizca de Sal

Para la cobertura de chocolate

250gr de Chocolate fondant

25gr de Aceite de girasol

Hola! Hoy os traemos una receta que hará las delicias de los más peques de la casa, y de los no tan peques claro… y es que, a quién no le apetece comerse un phoskito para merendar, en el cafetito de sobre mesa, o a la hora de irse a la cama con un vaso de leche. A mi desde luego cualquiera de estos momentos me parece más que oportuno, eso sí, que tampoco se convierta en una costumbre, al meno si estás vigilando el peso, porque estas cosas, ya sabemos, que aunque sean caseras, y más sanotas que las industriales, también tienen lo suyo, y luego… que no vengan los lamentos cuando pensemos que han entrado en nuestro armario para encogernos la ropa a traición.

Yo sigo en mi proceso de mandar al traste esos kilos que tanto me estorban, y la verdad que estoy contenta, porque semana tras semana, incluso estando de vacaciones, y cometiendo alguna vez pecaditos como los de la receta de hoy, se ven poco a poco los resultados, y eso, aparte de ser maravilloso, te anima a seguir adelante.

Elaboración:

Al final de la elaboración, encontraréis el video con la receta en nuestro canal de YouTube.

Preparamos el relleno

1. Comenzamos montando la nata para el relleno. Para ello, equipamos el robot con el batidor (podemos meterlo unos minutos antes en la nevera para que esté bien frío), el bol ha de estar limpio, frío y seco. Añadimos la nata, que ha de estar muy fría y agitamos antes el envase para que se reparta la grasa y no se quede pegada en las paredes el brik. La grasa de la nata, es parte fundamental para que monte bien. Programamos velocidad 7, sin tiempo y sin tapón.

2. Vamos controlando, y cuando la nata esté semi montada, sin parar el robot, añadimos por el bocal, poco a poco, el azúcar glass y la vainilla. Continuamos batiendo hasta que la nata esté completamente montada. Sabremos que está lista, porque el sonido que hace al batir cambia, y va dejando surcos en las paredes del bol. Prestaremos atención, para dejar de batir justo a tiempo, o de pasarnos, podríamos cortar la nata y que no nos sirviera.

Sacamos del bol, pasamos a un recipiente, tapamos y reservamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.

Preparamos la plancha de bizcocho

1. Con el bol limpio, lo equipamos con el batidor, y ponemos en el bol los huevos y el azúcar. Programamos velocidad 6, 35º, 6 minutos.

2. A continuación, programamos de nuevo velocidad 6, esta vez sin temperatura, otros 6 minutos.

3. Añadimos la harina y la sal. Programamos velocidad 6, 15 segundos. Quitamos el batidor y terminamos de mezclar con la espátula, mediante movimientos envolventes hasta obtener una mezcla homogénea, sin aparentes grumos de harina.

4. Vertemos la mezcla en una bandeja de horno, sobre pape de hornear. Repartimos bien por todos los lados, dejándolo uniforme y rellenado toda la superficie del papel. Horneamos con el horno precalentado a 180º, durante 10 minutos aprox. hasta que la plancha de bizcocho esté seca.

5. Colocamos en nuestra superficie de trabajo un trapo húmedo, y un nuevo papel de hornear. En un giro rápido, volteamos la plancha de bizcocho sobre este nuevo papel. Vamos despegando el papel con el que hemos horneado la plancha y lo desechamos.

6. Enrollamos la plancha sobre el nuevo papel, ajustando, aunque sin apretar mucho. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla, para que coja bien la forma.

7. Cuando el bizcocho esté ya frío, lo desenrollamos con cuidado. Extendemos una fina capa de relleno, dejando una margen con los bordes sin rellenar. Enrollamos de nuevo, como hicimos la primera vez, pero en esta ocasión, sin enrollarlo con el papel. Ajustamos bien, pero sin apretar en exceso. Si vemos que al ir enrollando, se va acumulando el relleno por el centro, pasamos la espátula para retirar esta cantidad sobrante.

8. Cubrimos con el papel y guardamos en la nevera por una hora.

Preparamos la cobertura de chocolate

1. Fundimos al baño maría el chocolate y el aceite. Removemos bien, hasta obtener una mezcla homogénea. Dejamos templar antes de utilizarlo para bañar los bizcochos.

Seguimos con el montaje

1. Una vez transcurrida la hora de refrigeración del tronco, lo sacamos y cortamos los extremos para igualar el corte. Seguimos cortando rodajas, de unos 2cm de grosor, lo haremos con un cuchillo de sierra que esté bien afilado. Dejamos en un plato.

2. Con la cobertura templada, bañamos los bizcochos y los vamos dejando sobre una bandeja cubierta con papel de hornear.

3. Pasadas unas horas, cuando la cobertura de chocolate haya endurecido, podremos servir y relamernos con estos phoskitos caseros que son una gozada!

A continuación podéis ver el video con la receta compartida en nuestro canal de YouTube. Nos gustaría que, si aún no lo habéis hecho, os suscribáis y forméis así parte del canal, así estaréis siempre informados de cuando publiquemos cositas nuevas.




Receta
Torrijas de Brioche
Autor
RecetasCuisine
Raciones
10-12 unidades
Tiempo
Ingredientes
Para el prefermento del pan

50gr de Harina de fuerza

50gr de Leche tibia

20gr de Levadura fresca de panadero

Para la masa

300gr de Harina de fuerza

5gr de Levadura fresca

85gr de Azúcar

55gr de Leche

60gr de Mantequilla pomada

1 Huevo a temperatura ambiente (más otro huevo batido para pintar el pan)

1 pizca de Sal

Para las torrijas

750ml de Leche

1 ramita de Canela

150gr de Azúcar

1 sobre de azúcar avainillado (8gr)

2 Huevos

Aceite de oliva sabor suave para freír las torrijas

Para el almíbar

100ml de Vino blanco dulce o vino dulce

100ml de Agua

100gr de Azúcar

Hola! Teniendo la Semana Santa a la vuelta de la esquina, quién no está preparando todo para hacer torrijas en casa? Yo este año, aparte de colaborar en las que prepare mi madre, -por cierto ha comprado esta mañana la barra en la panadería- me apetecía prepar otras diferentes, hacer una masa de brioche, y después pasarlas con un almíbar con vino dulce. Mi madre, las reboza en azúcar y algunas, también con canela, porque a mi me gustan así. Podéis ver aquí su receta de torrijas.

Las que yo he hecho están muy buenas, y creo que con ellas, le ha salido competencia a las que ella prepara… pero sin duda alguna, las suyas son la mejores torrijas que he comido nunca.

Os dejamos con la elaboración y la video receta al final. Esperamos que las disfrutéis y paséis una estupenda semana.

Elaboración:

Preparamos el prefermento

La noche antes, preparamos el prefermento. Para ello, disolvemos la levadura en la leche tibia y añadimos seguidamente la harina. Mezclamos bien y dejamos fermentar en un cuenco tapado con papel film. En la primera fotos, os mostramos cómo está recién preparado, y cómo queda pasado el tiempo de reposo.

Preparamos la masa

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la leche y programamos velocidad 2, 35º, 1 minuto para templarla.

2. Añadimos la levadura y mezclamos con velocidad 6, 30 segundos.

3. Añadimos la mantequilla pomada (es decir, semi derretida, como una crema), el huevo a temperatura ambiente, el azúcar y la sal. Programamos velocidad 6, 2 minutos. En la foto, la mantequilla pomada.

4. Añadimos ahora el prefermento que preparamos la noche antes y la harina. Programamos con velocidad 8, 3 minutos.

5. Sacamos la masa y la ponemos en nuestra superficie de trabajo que habremos espolvoreado ligeramente con un pelín de harina. Amasamos a mano durante 3 minutos. Obtendremos una masa elástica que se podrá manejar bien.

6. Pasamos la masa a un bol o recipiente amplio. Tapamos con film y dejamos levar en un lugar cálido hasta que doble su volumen. Estará listo en 60-90 minutos.

7. Pasado este tiempo, vertemos la masa en nuestra superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasamos un poquito. Vamos dando la forma a la barra. Yo lo he hecho aplanando un poco la masa, y después plegándola y al final, metiéndo los dedos hacia abajo, en la parte que toca con la encimera, para que quedara prieto.

8. Ponemos la masa en la bandeja del horno, sobre papel de hornear (retocamos la forma si hace falta). Cubrimos de nuevo la masa con un paño, y dejamos que doble su volumen otros 60-90 minutos. Procuramos dejarlo en un lugar cálido y libre de corrientes de aire. Por ejemplo, dentro del horno apagado. En mi caso, el ambiente de la cocina era frío, por lo que decidí, minutos antes de meter la masa, encender el horno a una temperatura bajita, nada, un par de minutos, lo apagué, y al rato metí la masa y así estaba caldeado.

9. Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180º, con calor arriba y abajo. Pintamos el pan con el huevo batido y horneamos. El tiempo de cocción variará en función del grosor proporcionado a la masa del pan, y del tipo de horno, pero será aproximadamente entre 15-20 minutos. Mejor vamos mirando, ponemos 15 minutos, tanteamos, y si hace falta, ponemos otros 5. Si viéramos que nos lo está dorando mucho, y pensamos que es pan no está hecho por dentro, podemos bajr un poco la temperatura, o cubrir el pan con papel de aluminio para que no se nos queme.

10. Cuando veamos que la masa ha dorado, retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

12. A continuación, dejaremos que el pan repose durante un día. Si lo queremos hacer cuanto antes, cuando la barra esté fría, cortamos el pan en rebanadas y dejamos que lo de el aire para que se seque en menos tiempo.

Preparamos las torrijas

1. Este paso podemos hacerlo en el robot o bien a modo tradicional, cociendo la leche al fuego con el resto de ingredientes. Si lo hacemos en el robot, lo equipamos con el batidor y ponemos en el bol la leche, el azúcar la vainilla y la canela. Programamos velocidad 2, 100º, 10 minutos. En este tiempo tiene que hervir, si no es así, ponemos algún minuto más. Yo lo hice al fuego, sin usar el robot.

2. Tapamos y dejamos reposar, cuando se haya enfriado completamente, lo ponemos en un recipiente amplio, para que luego nos resulte práctico para empapar las torrijas.

3. Con la leche ya fría, añadimos los huevos batidos y mezclamos bien.

4. Cortamos el pan en rebanadas de algo más de un dedo de grosor, también se pueden hacer más finas; para mi gusto, están más buenas finas. Si ya las habíamos cortado cuando hicímos el pan, pues obviamente, nos saltamos este paso.

5. Empapamos muy bien el pan en la mezcla de leche aromatizada y huevos, (con cuidado que no se nos rompa) y lo vamos dejando en un plato. Mientras hacemos este paso, podemos poner a calentar la sartén con el aceite donde las freiremos.

6. Freímos cada torrija, por un lado, y cuando esté, la damos la vuelta para que quede dorada por las dos caras.

7. Las vamos dejando en una fuente que tendremos preparada con papel absorbente, para que así pierdan el exceso de grasa.

8. Llegado a este punto, podemos rebozar las torrijas con azúcar, con una mezcla de azúcar y canela, o bañarlas con miel; como más nos guste. En este caso, haremos un almíbar mezclando el vino, al agua y al azúcar en un cazo, ponemos al fuego medio-bajo y sin moverlo, dejamos reducir hasta obtener un almíbar ligero. Yo dejé algunas sin bañar en el almíbar para rebozarlas sólo con azúcar.

9. Bañamos las torrijas en el almíbar por los dos lados y dejamos escurrir sobre un plato.

Aquí tenéis el video en nuestro canal de YouTube, suscribirse no cuesta nada y estaréis al tanto de todo lo que publiquemos.

 

Fuente: Gastronomía & Cía