Receta
Bizcocho de Claras y Chocolate
Autor
RecetasCuisine
Raciones
8-10
Tiempo
40 minutos aprox. (más reposo)
Ingredientes
5 Claras de huevo tamaño L

150gr de Azúcar

25gr de Cacao puro en polvo (tipo Valor)

75gr de Harina

Sal

Hola! A veces nos pasa que, en una receta, utilizamos las yemas de huevo y luego nos quedan las claras, que no sabemos que hacer con ellas. De ahí la cosa de hacer este bizcocho; y es que, el otro día, prearé unas natillas donde gastaba cinco yemas, y en lugar de aprovecharlas para hacer el típico merengue, pensé en un bizcocho que había visto en una entrada del blog Directo al Paladar donde dan ideas de todo tipo para dar salida a estas claras que quedan solitas y tristes sin su amiga la yema.

Y vosotros, con qué receta os gusta aprovecharlas? Nos podéis contar, y os leemos en comentarios.

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 180º, con calor arriba y abajo.

2. Lo primero que haremos, será montar las claras a punto de nieve. Para realizar esta técnica con éxito, es importante que el bol esté limpio, seco, y sin nada de grasa; y que a la hora filtrar las claras, no se nos cuele nada de yema. Para hacerlo, damos un minuto por cada clara, en este caso, son 5, y añadimos una pizca de sal para estabilizar. Si finalizado el tiempo viéramos que hace falta, podemos añadir algunos segundos más. Nuestro objetivo es que las claras estén espumosas, no pretendemos que se forme un merengue firme, por lo tanto, tampoco abusaremos del tiempo al batir.

Equipamos el robot con el batidor, ponemos en el bol las claras y una pizca de sal. Programamos con velocidad 7, 5 minutos sin tapón. Cuando veamos que empiezan a espumar, añadimos por el bocal, poco a poco, el azúcar.

3. Mientras, mezclamos en un recipiente la harina, el cacao, y una pizca de sal.

4. Cuando las claras estén a punto de nieve, quitamos el batidor. Añadimos poco a poco la mezcla de harina y cacao, y con la espátula, mediante movimientos envolventes y con suavidad, vamos mezclando. Procuraremos que los movimientos al mezclar no sean ni rápidos ni agresivos, para que no se bajen las claras y así no se pierda el aire que se crea al montarlas. Esto hará que nuestro bizcocho suba y esté esponjoso. Ha de quedar una mezcla homogénea, con todo bien integrado.

5. Pasamos la mezcla a un molde alargado, tipo plumcake. Yo he utilizado uno de silicona, y no ha hecho falta, pero si no utilizáis un molde antiadherente, tendréis que cubrir el fondo del molde con papel de horno. En el caso de este bizcocho, no lo engrasaremos.

6. Horneamos a 180º durante 30 minutos aprox. (depende del tipo de horno) o hasta que pinchando el centro con un palillo, éste salga limpio.

7. Sacamos del horno y volteamos el bizcocho con el molde sobre una rejilla. Dejamos reposar boca abajo durante 1 hora. Pasado este tiempo, desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo.




Receta
Bizcocho Integral de Avena y Manzana
Autor
RecetasCuisine
Raciones
8-10
Tiempo
45 minutos (aprox.)
Ingredientes
100gr de Harina de trigo integral

100gr de Harina de avena

1 pizca de canela

1 pizca de Sal

5gr de Levadura química (tipo Royal)

3 Huevos L

75gr de Aceite de coco

60gr de Miel pura

1 cucharadita de Esencia de vainilla

50gr de Chocolate mínimo 85% cacao

50gr de Manzana

1 puñadito de Nueces (opcional)

Hola! Hoy toca receta dulce, os traemos un bizcocho integral de avena y manzana que últimamente preparo mucho en casa. Me viene de perlas, porque lo congelo en raciones individuales y así lo voy sacando para gastarlo a la hora del desayuno, y marchar al gimnasio con bien de energía.

Ese momento del desayuno, es el mejor del día, porque es cuando disfruto de cosas que en otro momento no me puedo permitir. Seguramente hayáis oído eso de: desayuna como un rey, almuerza como un principe y cena como un mendigo. Pues bien, de un tiempo a esta parte, es mi máxima, y la verdad que me está dando muy buenos resultados. Cada dos semanas, piso la báscula sin miedo, y me llevo una alegría al ver que las cifras que marca son más bajas que las de citas anteriores.

A esta pequeña ración de bizcocho, la suelo acompañar con un par de lonchas de pechuga de pavo,  y un zumo de naranja natural o un descafeinado, según vaya de tiempo.

Siempre he sido de desayunar bien, pero ahora, mucho más; y esto me ayuda a estar saciada y no tener ganas de picar entre horas, a media mañana, un batido, una pieza de fruta o un puñadito de almendras y llega la hora de la comida, y ya no tengo tanta hambre.

Espero que lo hagáis y nos contéis en comentarios qué os ha parecido. Os dejamos con la elaboración, y al final, encontraréis la video receta.

Elaboración:

 1. Precalentamos el horno a 180º.

2. Picamos el chocolate en trocitos pequeños, la manzana también la picamos en daditos menudos y reservamos ambos hasta que los utilicemos.

3. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol el aceite de coco que habremos deshecho (si hace falta*) unos segundos en el microondas, la miel, la esencia de vainilla y los huevos. Programamos con velocidad 8, 2 minutos.

4. Añadimos la harina integral, la harina de avena, la levadura, una pizca de canela y una pizca de sal. Mezclamos con velocidad 6, 15 segundos.

5. Quitamos la cuchilla y terminamos de mezclar con la espátula. Añadimos el chocolate, la manzana y las nueces (si las vamos a poner) que podemos trocearlas también un poquito. Mezclamos con la espátula hasta que todo quede bien integrado.

6. Vertemos la mezcla en un molde rectangular, tipo plumcake. Si no es antiadherente, lo engrasaremos antes con un pelín de aceite. Yo he utilizado un molde de silicona, y no ha hecho falta engrasarlo.

7. Horneamos a 180º durante 30 minutos aprox. (el tiempo dependerá del tipo de horno) Antes de sacarlo, nos aseguraremos que está hecho pinchando el centro con un palillo; si éste sale limpio, estará listo.

Sacamos del horno, dejamos unos minutos, y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre una rejilla, y una vez frío, podremos servir.

Notas:

– Una vez frío, podemos cortarlo en porciones individuales, las envolvemos en papel de albal y congelamos. Cuando queramos gastarlo, sacamos y dejamos descongelar a temperatura ambiente.

– *El aceite de coco es sólido a temperaturas frías. Si el ambiente es cálido, lo encontraremos ya practicamente deshecho o incluso totalmente líquido, y por lo tanto, no tendremos que fundirlo en el microondas antes de añadirlo al bol.

– Yo he intentado hacer una versión más ligera, pero se puede hacer también con estas variaciones: En lugar de miel, azúcar. En lugar de harina integral, harina normal o mitad integral, mitad normal. En lugar de aceite de coco, aceite de oliva o girasol. En lugar de chocolate 85% pureza picado, con chocolate menos puro o directamente con pepitas de chocolate.

Dentro video!! Nos os olvidéis de suscribiros a nuestro canal.




Receta
Bizcocho de Aguacate y Lima
Autor
Claudia Paolini
Raciones
8-10
Tiempo
90 minutos (aprox.)
Ingredientes
4 huevos M a temperatura ambiente

2 Aguacates M

180gr de Azúcar

220gr de Harina

1 sobre de levadura química tipo Royal (16gr)

El zumo y la ralladura de la piel de una lima

50ml de Aceite de oliva

Hola! En esta receta, Claudia nos propone preparar un delicioso bizcocho de aguacate y lima. Si no habéis probado esta fruta para este tipo de elaboraciones, os animamos, ya que el resultado es fascinante.

Queréis saber más. Os dejamos con ello, veréis qué fácil y luego lo que os gusta.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol los aguacates pelados y sin hueso, la ralladura y el zumo de la lima. Programamos velocidad 11, 1 minuto. Sacamos del bol y reservamos aparte.

2. Con el bol limpio y equipado con el batidor, añadimos los huevos (a temperatura ambiente) y el azúcar. Programamos velocidad 6-7, 12 minutos. A los 10 minutos, añadimos el puré de aguacate reservado y el aceite.

3. Agregamos la harina tamizada y la levadura. Programamos velocidad 5, 1 minuto.

4. Colocamos en un molde engrasado y enharinado. Horneamos en el horno precalentado a 180º durante 50-60 minutos (el tiempo dependerá del tipo de horno). A los 15 minutos, bajamos la temperatura a 170º. Hacemos la prueba del palillo para saber si está hecho. Pincharemos el centro del bizcocho, y si sale limpio, estará listo.

 

Fuente: Cocinando Entre Olivos




Receta
Phoskitos Caseros
Autor
RecetasCuisine
Raciones
12-14 unidades
Tiempo
Ingredientes
Para el relleno

400ml de Nata para montar (mínimo 35% M.G)

40gr de Azúcar glass

1 cucharadita de aroma de vainilla o un sobre de azúcar avainillado

Para el bizcocho

4 Huevos L

125gr de Azúcar

125gr de Harina de repostería

1 pizca de Sal

Para la cobertura de chocolate

250gr de Chocolate fondant

25gr de Aceite de girasol

Hola! Hoy os traemos una receta que hará las delicias de los más peques de la casa, y de los no tan peques claro… y es que, a quién no le apetece comerse un phoskito para merendar, en el cafetito de sobre mesa, o a la hora de irse a la cama con un vaso de leche. A mi desde luego cualquiera de estos momentos me parece más que oportuno, eso sí, que tampoco se convierta en una costumbre, al meno si estás vigilando el peso, porque estas cosas, ya sabemos, que aunque sean caseras, y más sanotas que las industriales, también tienen lo suyo, y luego… que no vengan los lamentos cuando pensemos que han entrado en nuestro armario para encogernos la ropa a traición.

Yo sigo en mi proceso de mandar al traste esos kilos que tanto me estorban, y la verdad que estoy contenta, porque semana tras semana, incluso estando de vacaciones, y cometiendo alguna vez pecaditos como los de la receta de hoy, se ven poco a poco los resultados, y eso, aparte de ser maravilloso, te anima a seguir adelante.

Elaboración:

Al final de la elaboración, encontraréis el video con la receta en nuestro canal de YouTube.

Preparamos el relleno

1. Comenzamos montando la nata para el relleno. Para ello, equipamos el robot con el batidor (podemos meterlo unos minutos antes en la nevera para que esté bien frío), el bol ha de estar limpio, frío y seco. Añadimos la nata, que ha de estar muy fría y agitamos antes el envase para que se reparta la grasa y no se quede pegada en las paredes el brik. La grasa de la nata, es parte fundamental para que monte bien. Programamos velocidad 7, sin tiempo y sin tapón.

2. Vamos controlando, y cuando la nata esté semi montada, sin parar el robot, añadimos por el bocal, poco a poco, el azúcar glass y la vainilla. Continuamos batiendo hasta que la nata esté completamente montada. Sabremos que está lista, porque el sonido que hace al batir cambia, y va dejando surcos en las paredes del bol. Prestaremos atención, para dejar de batir justo a tiempo, o de pasarnos, podríamos cortar la nata y que no nos sirviera.

Sacamos del bol, pasamos a un recipiente, tapamos y reservamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.

Preparamos la plancha de bizcocho

1. Con el bol limpio, lo equipamos con el batidor, y ponemos en el bol los huevos y el azúcar. Programamos velocidad 6, 35º, 6 minutos.

2. A continuación, programamos de nuevo velocidad 6, esta vez sin temperatura, otros 6 minutos.

3. Añadimos la harina y la sal. Programamos velocidad 6, 15 segundos. Quitamos el batidor y terminamos de mezclar con la espátula, mediante movimientos envolventes hasta obtener una mezcla homogénea, sin aparentes grumos de harina.

4. Vertemos la mezcla en una bandeja de horno, sobre pape de hornear. Repartimos bien por todos los lados, dejándolo uniforme y rellenado toda la superficie del papel. Horneamos con el horno precalentado a 180º, durante 10 minutos aprox. hasta que la plancha de bizcocho esté seca.

5. Colocamos en nuestra superficie de trabajo un trapo húmedo, y un nuevo papel de hornear. En un giro rápido, volteamos la plancha de bizcocho sobre este nuevo papel. Vamos despegando el papel con el que hemos horneado la plancha y lo desechamos.

6. Enrollamos la plancha sobre el nuevo papel, ajustando, aunque sin apretar mucho. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla, para que coja bien la forma.

7. Cuando el bizcocho esté ya frío, lo desenrollamos con cuidado. Extendemos una fina capa de relleno, dejando una margen con los bordes sin rellenar. Enrollamos de nuevo, como hicimos la primera vez, pero en esta ocasión, sin enrollarlo con el papel. Ajustamos bien, pero sin apretar en exceso. Si vemos que al ir enrollando, se va acumulando el relleno por el centro, pasamos la espátula para retirar esta cantidad sobrante.

8. Cubrimos con el papel y guardamos en la nevera por una hora.

Preparamos la cobertura de chocolate

1. Fundimos al baño maría el chocolate y el aceite. Removemos bien, hasta obtener una mezcla homogénea. Dejamos templar antes de utilizarlo para bañar los bizcochos.

Seguimos con el montaje

1. Una vez transcurrida la hora de refrigeración del tronco, lo sacamos y cortamos los extremos para igualar el corte. Seguimos cortando rodajas, de unos 2cm de grosor, lo haremos con un cuchillo de sierra que esté bien afilado. Dejamos en un plato.

2. Con la cobertura templada, bañamos los bizcochos y los vamos dejando sobre una bandeja cubierta con papel de hornear.

3. Pasadas unas horas, cuando la cobertura de chocolate haya endurecido, podremos servir y relamernos con estos phoskitos caseros que son una gozada!

A continuación podéis ver el video con la receta compartida en nuestro canal de YouTube. Nos gustaría que, si aún no lo habéis hecho, os suscribáis y forméis así parte del canal, así estaréis siempre informados de cuando publiquemos cositas nuevas.




Receta
Pastel de Mi Madre
Autor
RecetasCuisine
Raciones
4-6
Tiempo
30 minutos aprox. (más enfriado)
Ingredientes
1 paquete de Bizcochos de soletilla (blandos)

2 sobres de natillas Potax (32gr cada sobre)

1L de Leche entera

100gr de Azúcar

Para el chocolate

200gr de Chocolate fondant

35gr de Mantequilla

50ml de Leche

50ml de Moscatel

Para empapar los bizcochos

125ml de Moscatel

75ml de Agua

Para decorar

Almendras fileteadas, fideos de chocolate…

Hola! Hace un tiempo, publicamos una receta de pastel de chocolate, (podéis verla pinchando aquí). En ella, os contaba que surgió improvisando al recordar un pastel que hacía mi madre cuando era pequeña.

Un pastel que me encantaba, y siempre que lo hacía merodeaba detrás de ella, con la única intención de rebañar algún cacharro con restos de chocolate. Las ganas de “lechucear” como diría mi abuela, me vienen de largo; la afición por cocinar, llegaría más tarde.

Espero que os guste este pastel que tan buenos momentos me hace recordar.

Elaboración:

1. Preparamos las natillas como nos indica el fabricante, en este caso, usamos dos sobres por 1L de leche, para que nos queden más espesas. Una vez hechas, las vertemos en un recipiente bajo y alargado, para que se enfríen antes. Tapamos con papel film para que no se cree costra en la superficie.

2. Equipamos el robot con el batidor. Ponemos en el bol el chocolate en trozos, la mantequilla, el moscatel y la leche. Programamos velocidad 4, 65º, 10 minutos. Si en ese tiempo no se ha fundido el chocolate, ponemos unos minutos más. Si aun así sigue quedando algún trozo de chocolate, lo desharemos removiendo con la espátula, y el propio calor de la mezcla hará que se funda.

3. Preparamos un molde de plum cake rígido forrándolo con papel film, para que lo podamos desmoldar bien y el chocolate no se quede pegado al fondo.

4. Ponemos una buena capa de chocolate en el fondo del molde.

5. En un plato hondo, ponemos el moscatel y lo rebajamos con el agua. A continuación, vamos mojando los bizcochos uno a uno y los colocamos sobre el chocolate. Como son muy blanditos, enseguida se empaparán. Sacudimos el exceso de líquido antes de colocarlos.

6. Encima de estos bizcochos, ponemos una capa generosa de natillas, volvemos a poner una capa de bizcochos empapados y sobre ella, otra capa con el chocolate que nos queda.

7. Cubrimos el chocolate con bizcochos empapados, repetimos la capa de natillas (nos sobrará) y la de bizcochos. En esta última, he puesto un bizcocho más en el centro porque debido a la forma del molde, al ser más ancho por arriba, quedaba más hueco.

8. Guardamos en la nevera para que se enfríe y tome consistencia. Podemos servir en unas horas, pero lo ideal es dejarlo reposar de un día para otro.

9. Cuando lo vayamos a desmoldar, ponemos un plato encima del molde y lo volteamos, si nos cuesta, damos unos golpecitos con cuidado. Quitamos el molde y retiramos el papel film. Podemos decorar con unas almendras laminadas, fideos de chocolate etc..

 

Notas:

Podemos fundir el chocolate en el robot, o hacerlo con la leche y el brandy en un cazo al baño maría.

– Nos sobrará natillas, pero si hacemos solo un sobre, nos quedaremos cortos. Lo que no utilicemos, lo guardamos tal cual, o lo podemos repartir en un par de envases individuales y poner una galleta encima de cada uno de ellos conuna pizca de canela.