Pastel de Manzana, Nueces y Pasas

Receta
Pastel de Manzana, Nueces y Pasas
Autor
RecetasCuisine
Raciones
8-10
Tiempo
Ingredientes
Para la masa quebrada

200gr de Harina

120gr de Mantequilla fría en dados pequeños

1 Huevo

1 pizca de Sal

1 cucharada de Azúcar

2 cucharadas de Agua

Para el relleno

3 Huevos

75gr de Azúcar

1 cucharadita de Esencia de vainilla

50gr de Maicena

½ cucharadita de Canela en polvo

500ml de Leche entera

1 Manzana reineta

80gr de Nueces peladas

20gr de Pasas

Hola! Os traemos hoy este super pastel de manzana, nueces y pasas. Ya os adelantemos que, si lo preparáis, vais a querer repetir con otro trocito, seguro. Y más si os gustan este tipo de elaboraciones con base de masa quebrada, fruta y frutos secos. El relleno especiado con canela y vainilla, combinado con la manzana, es una autentica delicia. Dejo de poneros los dientes largos, seguid leyendo y descubrir cómo podéis hacerlo en casa.

Elaboración:

Comenzamos preparando la masa quebrada que será la base de nuestro pastel. Se podría hacer con la base comprada, de la que venden en el super, pero el saborazo a mantequilla de que hagamos nosotros, así como la textura, merecerá la pena prepararla en casa. Pero para unas prisas, tambien vale.

1. Cortamos la mantequilla en dados pequeños y los guardamos en la nevera mientras preparamos el resto de ingredientes. Así cuando los añadamos, estarán fríos. Equipamos el bol con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la harina, la mantequilla fría, 1 huevo, 1 pizca de sal y el azúcar. Programamos velocidad 8, 1 minuto.

2. Añadimos las dos cucharadas de agua y mezclamos con velocidad 8, 1 minuto y medio. Si vemos que la masa está arenosa y no se está uniendo, añadimos un pelín más de agua. Sacamos del bol, hacemos una bola y guardamos tapada en la nevera durante 30 minutos para que tome consistencia.

3. Pasado este tiempo, estiramos la masa sobre nuestra superficie de trabajo ligeramente enharinada. Si se nos pega en el rodillo, podemos enharinarlo un poco.

4. Engrasamos un molde desmontable y con la ayuda del rodillo (enrollando la masa en él) pasamos la masa al molde. Ajustamos bien, presionando por las paredes con las yemas de los dedeos. Para recortar lo sobrante de los extremos, pasamos el rodillo por todo el canto del molde. Yo este sobrante de masa, lo he puesto en film y lo he congelado para otro día hacer una mini tartaleta con lo que me de el punto.

5. Pinchamos la base con un tenedor mismo, por toda la superficie.

6. Cubrimos con papel de plata y ponemos encima legumbres secas para que la masa no suba al hornearse. Horneamos con el horno precalentado a 190º durante 15 minutos.

7. Sacamos del horno, quitamos el papel de plata con las legumbres y horneamos de nuevo, esta vez 5 minutos. Las legumbres, las podemos dejar que se enfríen y guardarlas en un tarro para otra vez que vayamos a hacer masa quebrada.

8. Sacamos del horno y sin retirar del molde, dejamos que se enfríe por completo nuestra base.

Preparamos el relleno

1. Equipamos el robot con el batidor. Ponemos en el bol los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla. Programamos velocidad 6, 5 minutos.

2. Añadimos la maicena y la canela al gusto. Yo media cucharadita, para que de un toque pero no predomine mucho el sabor. Mezclamos con velocidad 6, 40 segundos.

3. Iniciamos el robot con velocidad 6 y vamos añadiendo la leche en hilo por el bocal. Que vaya cayendo en un chorrito constante y fino. Yo pongo un embudo en el bocal y la voy tirando desde el vaso medidor.

4. Programamos velocidad 2, 100º, 5 minutos o hasta que apreciemos que está hirviendo. Si es antes de los 5 minutos, pues paramos el robot, y si necesitamos más tiempo, pues se lo damos; el caso es que arranque a hervir.

5. Una vez que esté hirviendo, programamos velocidad 4, 90º, 12 minutos. Se formará una crema bastante espesa.

6. Seguidamente, sin demorar para que no empiece a enfriarse, vertemos esta crema encima de nuestra base. Repartimos bien por todos los huecos, que quede lo más uniformemente posible.

7. Espolvoreamos con las pasas y las nueces. Estas últimas podemos romperlas un poquito con las manos si son muy grandotas. Una vez las hayamos repartido, apretamos un poquito con los dedos para que se hunda en la crema.

8. Pelamos y descorazonamos la manzana. La cortamos en gajos y la vamos repartiendo por toda la tarta. También apretamos un poquito para que se hunda.

9. Con el horno precalentado a 180º, horneamos 20 minutos.

10. Sacamos del horno y sin quitar del molde, dejamos que se temple un poquito antes de pincelar la superficie con 2-3 cucharadas de mermelada de color claro (si es de manzana, mejor) diluidas en una pizca de agua. Yo la mermelada que tenía era de arándanos, entonces he utilizado una cobertura especial para tartas que venden en el supe siguiendo las indicaciones del fabricante en el envase. Queda muy bien así también.

11. Podemos servir este pastel templado o frío. En casa nos gusta más frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.