Nuestra Experiencia en Alimentaria 2016 (parte II)

image_pdfimage_print

Alimentaria-2016_500x4001Seguimos comentando en esta última parte, nuestro paso por el salón internacional de la alimentación y  bebidas al que asistimos en la Fira de Barcelona. Cómo no, estamos hablando de Alimentaria. ¿Habéis leido la primera parte que escribimos? la tenéis pinchando aquí.

Durante nuestros días por el salón comprobamos algo que ya veníamos palpando, que lo “healthy” lo va a petar, que está de moda, comer sano nos mola y nos hace sentir bien. Cada vez nos interesamos más por lo natural y lo ecológico, ya sea por postureo, salud, o conciencia, y queremos encontrar tanto en los supermercados como cuando salimos a comer fuera, una buena oferta que se adapte a estas “nuevas” preferencias. Queremos alimentos de proximidad, menos procesados, y eso la industria lo sabe y nos lo quiere servir en bandeja; eso sí, no sin antes pasar por caja dejándonos un pico, puesto que por el momento estos productos no son nada baratos. El sector busca fuentes de proteínas, alternativas a la carne, en algas, guisantes, soja, cereales (trigo, arroz, quinoa), frutos secos, semillas (chia o lino) o suero de leche, y tiende a avanzar hacia los alimentos personalizados para colectivos con necesidades muy concretas.

FotoJet Collage5

 

Innoval es el lugar de la feria que agrupa los últimos lanzamientos de la industria; encontrando en este espacio novedades que conectan con la salud y el bienestar. Este año se han presentado allí alrededor de 300 productos, como snacks a base de guisantes, bollería con chlorella, alga rica en proteínas, el primer vermut ecológico del mundo, una tónica artesanal de fresas salvajes, salchichas de viena vegetales, quesos bio sin leche,  etc… ¡todo muy trending!

Palabras como chia, lino, quinoa, chlorella, tritordeum… que hasta hace un tiempo nos sonaban a Marte, cada vez están más presentes en nuestro vocabulario y en nuestras recetas del día a día, y en unos años serán tan habituales como decir harina, arroz o una de bravas.

Y hablando de bravas, el lugar más potente y gamberro, el que más huella nos ha dejado de nuestro paso por Alimentaria2016, sin dudarlo ni un segundo, ha sido el espacio denominado The Alimentaria Experience, el sitio más “gastro” de la fira.

Si alucinas con los flair bartenders (cocteleros), te sabes cuales son las foodtrucks de moda y donde aparcarán este finde, y te gusta más un showcooking que ir de cañas, sin duda este es tu sito.

Es el espacio más ocioso de la feria, sin tanto chaquetilla cerrando tratos (aunque por supuesto también los había). Un lugar estupendo donde, aparte de habernos divertido en las barras de Cocktail & Spirits, hemos podido aprender viendo trabajar en directo a los cocineros más punteros, y a los que vienen pegando fuerte.

Demostraciones culinarias de profesionales como Paolo Casagrande, Fernando Pérez Arellano, Mario Sandoval, Carlos Maldonado y Beatriz Sotelo entre otros muchos.

FotoJet Collage6

También pudimos encontrar en este espacio un lugar de promoción para el turismo enogastronómico, que tanto hace viajar actualmente a los foodies. Algunas Consejerías y Diputaciones autonómicas presentaron los productos más emblemáticos de su tierra.  Pudimos degustar platos elaborados al momento, como una rica paella de espelta maridada con una cerveza artesana del Montseny, o conejo en salsa mientras bebíamos un chupito de Ratafía. Y por supuesto, productazo de categoría las gambas de Palamós.

FotoJet Collage7

Otra de las cosas que nos gustaron del salón fue su parte más solidaria, su colaboración en la lucha contra el desperdicio de alimentos, y la recuperación de los excedentes sobrantes del salón. Para ello, Alimentaria colabora con diversas entidades y ONGs. A la salida, nos fijamos que habían colocado unos contenedores bastante grandes para que todo el que quisiera pudiese dejar algo para el banco de alimentos; y el último día, vimos cómo los voluntarios de dicha entidad, recorrían los diferentes stand pidiendo su colaboración a los expositores, los cuales colaboraban generosamente cediendo gran número de sus productos sobrantes.

Nos alegró este detalle, el gran trabajo de los voluntarios, los cuales también contaban con un espacio en uno de los pabellones donde todo el que quería podía acercarse a recibir información acerca de su trabajo y de la labor tan importante que realizan, y cómo no, por supuesto colaborar con ellos.

Según hemos consultado en la web de Alimentaria, el banco de alimentos recuperó al cierre del salón 22.254 kilos de alimentos de todo tipo que irán a parar a personas en riesgo de exclusión social.

Nos parece estupenda esta iniciativa y felicitamos a todos los que lo han hecho posible.

FotoJet Collage8

 

Alimentaria, esperamos vernos en 2018, y ojalá se traten temas para intentar resolver el desperdicio de alimentos que, por kilos, cada día terminan en la basura.

Deja un comentario