Receta
Helado Cremoso de Mango
Autor
RecetasCuisine
Raciones
4
Tiempo
5 minutos (aprox.)
Ingredientes
300gr de Mango congelado en trozos

125gr de Yogur griego natural

1 chorrito de Miel pura

Hola! Entre las muchas cosas que podemos preparar con nuestro super robot, para nuestra alegría, están los helados. Resulta genial tener la fruta congelada, y en menos de cinco minutos, poder disfrutar de un refrescante helado cremoso.

Para mí es un triunfo, puesto que, como ya os he comentado en otras ocasiones, estoy cambiando la forma de comer para, poco a poco, ir bajando de peso; y con este tipo de helados, me puedo comer un poquito a la hora del postre, sin echar de menos cualquiera de los comprados, y con la tranquilidad de saber que no me estoy saliendo de la senda que me de mi objetivo, que, por cierto, va viento en popa!

Os animo a probarlo, y también os mando fuerza para seguir adelante si como yo, estáis intentado deshaceros de esos kilos de más que tanto nos molestan. Seguro que lo lográis, y sin torturas, comiendo de todo y bien, de una forma consciente, llegarán los resultados.

Elaboración:

Para hacer esta receta, yo he utilizado una bolsa de mango que venden ya troceado y congelado. Pero si lo hacéis con fruta fresca, tendréis que trocearla en dados y necesitaréis congelarla al menos el día antes.

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol el mango congelado y en trozos, el yogur, y un chorrito de miel. Programamos velocidad 10, y pasados unos segundos, aumentamos a velocidad 12. Continuamos hasta que esté triturado y con un aspecto cremoso. A mi me la llevado un minuto y medio.

2. Servimos las raciones al momento, puesto que este helado se deshace enseguida.

3. Si nos sobra, podemos guardarlo en un táper en el congelador, y cada media hora durante 2 horas, removemos la mezcla con una cuchara, para que no cristalice y nos quede cremoso.

4. Cuando queramos comerlo de nuevo, lo sacamos unos minutos antes del congelador, para que se atempere. También podemos ponerlo en el bol y volver a triturar unos segundos, hasta dejarlo a nuestro gusto.

 

Notas:

– Podemos utilizar cualquier yogur, ya sea natural, edulcorado o azucarado. Pero con el griego, al se más graso, queda especialmente cremoso. También se puede hacer con leche o nata.

– En lugar de miel, podemos poner azúcar o edulcorante. Si lo hacemos con el yogur azucarado, incluso también sin poner nada. Eso ya en gustos.

– Podemos poner una un par de onzas de chocolate, y que se trituren a la vez que la fruta. O bañar con algún topping de sirope, o pepitas de chocolate.