Galletas Pim´s de Fresa

image_pdfimage_print

Receta
Galletas Pim´s de Fresa
Autor
RecetasCuisine
Raciones
40 unidades (aprox.)
Tiempo
60 minutos aprox. (más reposo)
Ingredientes
Para la masa de galleta

220gr de Harina

8gr de Levadura química (tipo Royal)

½ cucharadita de Sal

125gr de Mantequilla pomada

100gr de Azúcar glass

1 sobre de Azúcar avainillado (8gr)

3 Huevos L a temperatura ambiente

Para el relleno

6 hojas de Gelatina neutra

600gr de Mermelada de fresa (o de otro sabor)

Para la cobertura

200gr de Chocolate fondant

25gr de Aceite de girasol

1 pizca de Sal

Hola! Seguramente conozcáis, hayáis comido, o seáis super fans de las galletas Pim’s. Pero si no es así, os cuento que son unas galletas muy blanditas, rellenas de mermelada de fruta y bañadas por una fina y crujiente capa de chocolate. Os adelanto que, os vais a enamorar de ellas nada más hacerlas.

Mi madre, las suele comprar en el super desde siempre, le encantan estas galletas! Recuerdo que, las primeras que comí fueron de naranja, y me gustaron mucho; de esto hace ya unas cuantas primaveras…

Ya llevaba tiempo detrás de hacerlas, y aprovechando que estoy pasando unos días con mi familia, qué mejor excusa para ponerme al lio, y así poder disfrutarlas con su agradable compañía. En cuanto al sabor, yo me decanté por hacerlas de fresa, que gustan a todo el mundo, pero podéis hacerlas con otro sabor; por ejemplo, con mermelada de naranja amarga, que le va estupendo al chocolate.

Os aconsejo que, si queréis meteros a toda la familia en el bolsillo, preparar estas galletas porque lo van a flipar.

Al final de la elaboración, encontraréis el video de la receta en nuestro canal de YouTube. Si os queréis suscribir, os enteraréis en el momento cuando ya esté disponibe.

Elaboración:

Preparamos el relleno

Comenzamos preparando el relleno de mermelada, así mientras se va enfriando, podremos seguir con el resto de la receta.

1. Primero, ponemos a hidratar en un bol con agua fría las hojas de gelatina. Las sumergimos allí y dejamos 5 minutos.

2. Calentamos en un cazo al fuego la mermelada, vamos removiendo, y cuando esté caliente, apagamos el fuego. Seguidamente, incorporamos las hojas de gelatina ya hidratadas y escurridas. Removemos hasta que las hojas estén bien integradas y disueltas en la mermelada. Pasamos a un bol, dejamos que se enfríe un poco a temperatura ambiente y guardamos en la nevera. Cuando lo vayamos a utilizar para rellenar las galletas, tiene que estar frío y haber espesado bien para que nos permita extender la mermelada en la galleta sin que se desparrame.

Preparamos las galletas

1. Precalentamos el horno a 225º con calor arriba y abajo. Preparamos un par de bandejas de horno con papel de hornear.

2. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la mantequilla pomada, es decir, semi derretida, como una crema.

Para obtener esa textura de la mantequilla, la troceamos con aterioridad y dejamos a temperatura ambiente; cuando esté blanda, la batimos con el tenedor hasta que nos quede cremosa.

Añadimos también el azúcar glass y el azúcar avainillado. Programamos velocidad 8, 2 minutos. Al final del tiempo, comprobamos que se ha integrado bien el azúcar y la mezcla es homogénea.

3. Programamos el robot con velocidad 8, y mientras corre el tiempo, vamos añadiendo los huevos uno a uno por el bocal. Echamos el primero, dejamos batiendo, y cuando se integre, añadimos el segundo y así hasta que estén todos integrados. En total, estaremos unos dos minutos batiendo.

4. Añadimos la harina, la levadura y la sal. Mezclamos con velocidad 8, 1 minuto. Ha de quedar todo bien integrado, sin aparentes grumos de harina. Si hace falta, cuando quitemos la cuchilla, removemos un poco con la espátula con movimientos envolventes hasta asegurarnos que está todo bien mezclado y no queda nada de harina sin integrarse con el resto de la masa.

5. Pasamos la mezcla a una manga pastelera con una boquilla pequeña, redonda y lisa. A continuación, con la ayuda de la manga, vamos dibujando círculos pequeños sobre el papel de hornear que tenemos preparado sobre la bandeja del horno. Si nos va a servir de guía, podemos dibujar previamente los círculos en el papel, por ejemplo, con un boli y un vaso pequeño. Pero se hace bien directamente con la manga, es fácil, ya lo veréis.

6. Horneamos de 8 a 10 minutos (según nuestro tipo de horno) lo mejor es ir vigilando a partir de los primeros 5 minutos, y sacarlo cuando las galletas estén ligeramente doradas. No tienen que quedar muy tostadas, más bien lo contrario, de tostarlas demasiado, nos quedarían los bordes crujientes, y estas galletas tienen que ser blanditas, como un bizcocho.

7. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Preparamos la cobertura de chocolate

1. Podemos preparar ahora la cobertura para ya dejarlo listo, o podemos hacer este paso más adelante, como mejor nos venga. Para ello, ponemos el chocolate en un bol, añadimos el aceite de girasol y una pizca de sal. Lo fundimos al baño maría, mientras, vamos removiendo hasta que el chocolate se haya deshecho por completo. Reservamos.

Montaje de las Galletas

1. Con las galletas ya frías y cuando la gelatina hay empezado a actuar en la mermelada, y por lo tanto esté ya más espesa y firme, procedemos a montar las galletas. Para ello, extenderemos una capa de relleno de mermelada en cada una y dejamos reposar en la nevera hasta que la mermelada haya gelificado por completo.

2. Pasado este tiempo, con la mermelada ya gelificada, las sacamos de la nevera y las vamos bañando en la cobertura de chocolate, sólo por la parte de la mermelada. Si hemos hecho la cobertura hace rato, y ha endurecido un poco, podemos meterla unos segundos en el microondas y removerla para que vuelva a estar líquida pero no caliente, es importante la temperatura, o sino podrá deshacerse la mermelada al bañarlas. También es importante que haya pasado el tiempo suficiente para que la mermelada está firme.

Yo para bañarlas, me ayudé pinchando la galleta con un palillo y la metí en el chocolate unos segundos, para que se impregnara bien por ese lado donde está la mermelada.

3. De nuevo, volvemos a dejar las galletas en la nevera, por unas horas, hasta que la cobertura de chocolate endurezca. Pasado este tiempo, podremos servir y disfrutar de esta delicia.

Dentro video!!

Deja un comentario