Galletas de Avena (tipo ikea)

image_pdfimage_print

Receta
Galletas de Avena (Tipo IKEA)
Autor
Diana López
Raciones
24 unidades (aprox.)
Tiempo
20 minutos (aprox.)
Ingredientes
75gr de Margarina o mantequilla sin sal (Diana las hace con margarina, para su gusto, quedan mejor)

100gr de Copos de Avena (ella utilizó la extra suave Brüggen, que venden en Mercadona)

100gr de Azúcar blanquilla

2 cucharaditas de café de Azúcar avainillado (o aroma de vainilla)

1 Huevo mediano

1 cucharada de Harina

1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)

1 pizca de Sal

Hola! Hoy compartimos estas apetecibles galletas de avena. Son típicas de los países escandinavos, y si habéis viajado por allí, seguro que las habéis visto. Pero no hace falta irse tan lejos para comerse unas… si sois habituales del IKEA, tal vez las hayáis comprado en su sección de alimentación, donde son de los artículos más preciados.

Con esta receta que nos envía Diana, nos lo pone más fácil aún, porque sólo nos hace falta tener listos los ingredientes, y sin salir de casa, podemos darnos el capricho y disfrutar de estas crujientes galletas tan tradicionales.

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 170º. Preparamos las bandejas de horno con papel de hornear y reservamos.

2. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol el azúcar, la mantequilla, el aroma de vainilla (o el azúcar avainillado) y el huevo. Mezclamos con velocidad 5, durante 30.

3. Añadimos los copos de avena, la harina, la levadura y una pizca de sal. Programamos velocidad 6, 30 segundos.

4. Con la ayuda de dos cucharillas vamos cogiendo porciones pequeñas de masa y las vamos colocando en la bandeja de horno sobre el papel de hornear.  Aplastamos un poco con la cuchara. Tenemos que tener en cuenta que se expanden mucho por lo que debemos ponerlas muy separadas.

5. Horneamos durante 10-15 minutos (según cada horno) hasta que empiecen a dorarse.

6. Retiramos del papel con cuidado ya que salen aún un poco blandas y dejamos en una rejilla para que se enfríen. (Una vez frías deben estar “secas” y crujientes). Podemos guardarlas perfectamente en una caja de lata durante varios días.

Deja un comentario