Receta
Pizza con base de Coliflor (sin Harina)
Autor
RecetasCuisine
Raciones
1-2
Tiempo
35 minutos (aprox.)
Ingredientes
180gr de Coliflor

1 Huevo L

2-3 cucharadas de almendra molida o semillas de lino molido

Orégano o hierbas provenzales al gusto

Pimienta

Sal

Ajo en polvo

Parmesano rallado en polvo (opcional) yo puse 10gr

El relleno va al gusto, yo puse:

Salsa de tomate sin azúcares añadidos (se puede hacer con concentrado de tomate)

Un poquito de mozzarella

Pechuga de pavo braseada en tiras

Cebolleta

Orégano

Hola! Os presento a mi nueva pizza favorita, la pizza con base de coliflor y sin harina. Es una pizza que lleva tiempo triunfando, pero que yo no me atrevía a preparar. Soy -o era- enemiga total y absoluta de esta verdura que, aún sin haberme hecho nada, no la puedo -o podía- soportar.

Aunque evidentemente no se puede comparar, me ha parecido una buena alternativa a las pizzas de siempre; y mira que me gusta una pizza… ya sea la de masa gruesa, la fina y crujiente, la Domino’s, la que tiene el borde relleno de queso; me da igual, como diría aquél, me gustan todas… Aparte de una alternativa menos calórica respecto a estas pizzas, también una buena forma de que los detractores de la coliflor, o los niños que no quieren comer verdura, se hagan amigos de ella.

Dentro de mi “planning” para perder peso, cabe perfectamente el poder comerme una pizza tradicional de vez en cuando, en lo que se conoce como comida trampa o cheat meal, que no significa más que permitirse una comida libre cuando estás siguiendo una dieta. Realmente yo no sigo ninguna, voy por libre comiendo sano, y apartando de mi alimentación lo que todos sabemos que no se puede comer cuando nuestro objetivo es encontrarnos mejor y que la bácula marque menos.

Pero sabiendo que existía la opción de hacer una pizza de este estilo, y dejando a un lado mis negativas ante la posibilidad de que una coliflor entrara en casa, me aventuré a prepararla; la verdad sin mucha Fe, pensando que después de hacerla, se iba a quedar ahí tristemente sin que nadie se la comiera y tendría que pasar al plan B para cenar esa noche. Mira por donde, todo lo contrario, para mi sorpresa, fue un auténtico acierto atreverme a prepararla, y pude disfrutar de una estupenda comida que, sin duda, repetiré en más ocasiones.

Elaboración:

1. Lo primero que haremos será tener lista la coliflor. Para ello, cortaremos los ramilletes hasta sacar 180gr. Lavamos bien, escurrimos y lo utilizaremos estando bien seco.

2. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol la coliflor y trituramos con velocidad 10-12 hasta que nos quede en granitos, como si fuera un cuscús. Durante el proceso, abrimos varias veces, bajamos los restos de las paredes hacia el centro de la cuchilla y seguimos triturando hasta ver que está bien picadito.

3. Precalentamos el horno a 180º

4. Pasamos a un recipiente y añadimos el huevo, las semillas o almendra (yo puse de esta última, otro día probaré con el lino), un pellizco de sal, el orégano o las hierbas que queramos, la pimienta, el ajo en polvo y el parmesano, todo en cantidad al gusto. Mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea, húmeda pero maleable. Si la vierais muy húmeda, podéis rectificar y añadir un poquito más de almendra o queso.

5. Ponemos en la bandeja del horno papel de hornear, y sobre el papel, volcamos nuestra masa. Extendemos con una espátula o cucharón (yo terminé aplanándola con los dedos) y la damos la forma redondeada, o rectangular, dejándola lo más fina posible.

6. Horneamos unos 20 minutos (dependerá del tipo de horno) o hasta que veamos que los bordes están dorados y el resto de la masa esté seca al tacto.

7. Esperamos a que se enfríe ligeramente y rellenamos al gusto con los ingredientes que queramos. Horneamos unos minutos más, hasta que se haya fundido el queso y los bordes estén crujientes. Yo al sacarla del horno, noté que estaba muy blandita por el centro, y la dejé un rato más, pero en lugar de la bandeja, la puse con el papel de hornear en la base del horno, para que la diera el calor directamente. Quedó perfecta!

 

Notas:

– Serviremos la pizza al momento, recién hecha, ya que la “masa” pierde textura al enfriarse y humedecerse. Según tengo entendido, se puede recalentar en la sartén o plancha, pero yo no lo he probado.

– Hay quien prefiere cocer en el microondas, en el horno o en una sartén la coliflor triturada antes de hacer la masa, para quitarle humedad. En la receta que yo he seguido, no hacían este paso por ser más cómodo así, y el resultado es más que satisfactorio. Aunque otro día tal vez pruebe a cocerla un rato antes en el micoondas.

Fuente: Directo al Paladar




Receta
Crema de Calabaza y Salmón al Vapor con Guarnición
Autor
RcetasCuisine
Raciones
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
Una rodaja o lomo de salmón (según los comensales*)

Para la crema de calabaza

800gr de Calabaza

100gr de Patata

50gr de Cebolla

50-60gr de ramas de Apio

700ml aprox. de Caldo de pollo (o agua y ½ pastilla de caldo)

Sal

Pimienta

Para la guarnición

1 Patata mediana (o más, según comensales)

Brócoli, zanahoria, espárragos verdes, calabacín… u otras hortalizas o verduras al gusto

Hola! Hoy vamos a compartir una receta donde utilizamos el robot en todo su esplendor, y es que, vamos a montar el menú completo para la comida. Prepararemos un  primero, una guarnición y un segundo plato practicamente a la vez.

Muchos ya conoceréis esta receta porque se viene haciendo desde hace un tiempo en las sesiones de Moulinex, y otros, aunque no la hayáis visto, seguro que también conocéis este tipo de elaboraciones donde, aprovechando la energía del robot, cocinamos varias cositas más o menos al mismo tiempo.

Pero si aún no habéis descubierto esta forma de cocinar con Companion, os contamos un poquito y esperamos que receta para que os sirva de ejemplo y podáis trasladarlo a otros platos que queráis hacer. Veréis qué fácil!

En el bol, vamos a preparar el primer plato, que será una crema de calabaza; y al mismo tiempo, mientras ésta se hace, vamos a poner en el cestillo interior patatas y zanahorias para que nos sirva como guarnición de nuestro segundo plato. Cuando falten 10 minutos -según grosor del pescado- vamos a colocar en la vaporera exterior el salmón, y en la bandeja superior, unos ramilletes de brócoli para que se hagan al dente.

Esta receta es un ejemplo de cómo podemos cocinar por niveles, optimizando los recursos y ahorrando así energía. Podéis jugar a vuestro antojo con lo que queráis preparar, bien para combinarlo en esa comida, o para aprovechar algo de lo que cocinemos en ese momento para otra ocasión, como cocer unas patatas o huevos para una ensaladilla para la noche, por poneros un ejemplo…

Siempre pondremos en el cestillo los elementos de mayor dureza y que necesiten de más tiempo, y en la vaporera exterior los más blandos. También hay que tener en cuenta nuestros gustos sobre la verdura; si somos de tomarla al dente, en su punto o más pasada, porque lo que a unos los parece bien, otros le darían más o menos tiempo. Por eso, al principio sobre todo, lo mejor es ir tanteando hasta encontrar lo que mejor se adapta a nuestras preferencias.

Otros ejemplos de esta cocina por niveles, los podéis encontrar en recetas como esta de albóndigas con salsa de miel y manzana. En ella, cocinamos la salsa en el bol, y mientras se hace, cocinamos las albóndigas en la vaporera. También, podemos cocer la pasta fresca -de refrigerados- en el cestillo mientras en el bol hacemos una salsa, como en esta receta de raviolis de 4 quesos con salsa de tomate al tomillo.

Teniendo una idea de los tiempos de cocción de los elementos que queramos cocinar, –aquí podéis leer una entrada que publicamos hace tiempo sobre la cocina al vapor- podremos cocinar de esta forma tan saludable y eficiente que nos ofrece nuestro robot Companion.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade, ponemos en el bol las verduras en trozos, añadimos el caldo de pollo o, el agua y la media pastilla de caldo.

2. En el cestillo, ponemos una  patata mediana entera y una zanahoria que habremos raspado antes. O la cantidad que necesitemos, según para cuantas personas sea. Yo puse para mí sola lo que véis en la imagen, y lo que me sobró, lo aproveché para añadirlo picadito a un plato de judías verdes con jamón que hice para la cena.

3 Colocamos el tapón el la posición “maxi.vapor” y programamos sopa, P1, 100º, 35 minutos.

4. Pincelamos la vaporera con una pizca de aceite -para que no se pegue el pescado- y ponemos el salmón dentro; si lo hacemos con lomos, los pondremos tocando con la piel. Colocamos el brócoli o lo que hayamos elegido en la bandeja superior, tapamos y reservamos de momento. Cuando faten 10 minutos para que termine el programa, quitamos el tapón y colocamos la vaporera en su posición.

5. Cuando falten unos 3 min. para que termine el tiempo, empezará a triturar, y cuando termine, tendremos una crema fina. Finalizado el programa, retiramos el salmón y la guarnición. Comprobamos la textura de la crema, y si es necesario, añadimos más caldo hasta dejarlo a nuestro gusto. Ponemos a punto de sal y pimienta.

6. Emplatamos el salmón colocando el brócoli, la patata y la zanahoria troceada o cortada en bastones, condimentamos todo con sal -el pescado también- y rociamos la verdura con un hilo de aceite de oliva si queremos.

 

Notas:

– La cantidad de crema da para cuatro raciones.

*Si lo preparamos para más de dos personas, en lugar de rodajas, podemos elegir hacerlo con lomos de salmón, así nos será más fácil distribuirlo en el espacio que nos ofrece la vaporera.

– Si tienes alguna duda sobre la posición del tapón y como colocarlo, pincha aquí.

– El chef Caco Galmés (Cacocinas) nos sugiere acompañar el pescado por una salsa que haremos tal que así: cuando saquemos la crema de calabaza del bol, dejamos un pelín dentro, apenas nada, lo que quedaría en el bol si no rebañáramos; bajamos los restos de las paredes y añadimos un par de cucharadas de mostaza con miel y otra de nata. Con el batidor, emulsionamos con velocidad 6/7, 30 segundos y servimos con el pescado.




Receta
Hamburguesa de Quinoa y Remolacha
Autor
Claudia Paolini
Raciones
6-8
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
2 tazas de Quinoa

1 Remolacha cruda

1 Zanahoria

1 Cebolla pequeña

1 taza de Harina de garbanzos

1 cucharada sopera de Perejil picado

1 cucharadita de Orégano

1 cucharadita de Sal

3 cucharadas de Aceite de oliva

4 Champiñones

Hola, Claudia nos enseña cómo preparar una hamburguesa de quinoa y remolacha. Es una receta muy nutritiva, que nos aporta mucha fibra, vitaminas, proteínas de origen vegetal y energía para estar a tope.

Os animamos a que probéis estas hamburguesas vegetales, son super beneficiosas, y encima muy fáciles de preparar. Podéis verlo si seguís leyendo.

Elaboración:

1. Lo primero que haremos será lavar bien la quinoa poniéndola en un colador bajo el agua del grifo. Cuando la tengamos lista, la pondremos en el bol equipado con el mezclador, y la cocinaremos programando cocción lenta P3, 95º, 20 minutos. Reservamos aparte.

2. A continuación, equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar y ponemos en el bol la cebolla a cuartos, la remolacha cruda, pelada y a cuartos, la zanahoria en trozos, los champiñones, el perejil, el orégano y la sal. Programamos velocidad 11, 15 o 20 segundos.

3. Agregamos el aceite y programamos cocción lenta P1, 130º, 10 minutos. Finalizado el programa, dejamos enfriar.

4. Una vez frío, agregamos la quinoa y la harina de garbanzos. Mezclamos con velocidad 3, de 30 segundos a 1 minuto. Nos tiene que quedar una masa manejable, de no ser así, añadimos más harina de garbanzos.

5. Formamos las hamburguesas y las hacemos en una sartén, con cuidado que no se quemen, pero dorándolas bien por ambos lados.

 

Fuente: El blog biológicamente.es




Receta
Pollo en Crudo
Autor
RecetasCuisine
Raciones
2-3
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
Medio pollo troceado (unos 900gr aprox.)

½ Cebolla mediana

½ Pimiento verde italiano

1 trozo de Pimiento rojo (uno 70gr aprox.)

2 dientes de Ajo (3 si son pequeños)

2 ramitas de Perejil

3 cucharadas de Aceite de oliva

2 hojas de Laurel

1 Tomate pelado y troceado

1 Pastilla de caldo si es para ½ litro de agua. Si las tenemos para un litro, ponemos ½

Hola! Ya se acabó la Navidad y dejamos atrás unos días de vértigo, donde las comidas copiosas y los dulces típicos de esa época, en algunos casos nos arrastran a descuidarnos un poquito y a pillar algún kilo extra. Por eso, esta receta que compartimos hoy es ideal para hacer una comida sana, sabrosa, y muy económica.

Su nombre, pollo en crudo es porque lo empezamos a preparar con todos los ingredientes a la vez, sin hacer antes un sofrito. Un guiso muy jugoso, que se hace en poquito tiempo y de forma muy sencilla.

Si los Reyes Magos te han dejado un robot en casa, puedes probar esta receta para ir empezando con tu Companion. Y si ya eres todo un experto de su manejo, te animamos también a que la pruebes.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol la cebolla y los pimientos, todo en trozos. Picamos con PULSE (velocidad 13 en el modelo i-Companion) durante unos 10 segundos. Si lo preferimos, al ser poca cantidad, podemos picarlo a cuchillo en lugar de con el robot.

2. Picamos el ajo y el perejil y lo machacamos en un mortero. Reservamos de momento.

3. Quitamos la piel al pollo y lo troceamos si lo tenemos sin partir. Si lo compramos ya partido, y vemos que hay trozos muy grandes, los hacemos más pequeños partiéndolos en dos. Yo al jamoncito, le quito también el trozo del muñón.

4. Quitamos la cuchilla y ponemos el mezclador. Añadimos al bol el aceite, el laurel, el ajo machacado con el perejil, un tomate pelado y troceado y el pollo. Programamos cocción lenta P1, 130º, 10 minutos, sin el tapón. Finalizado el tiempo, miramos, y si vemos que hace falta porque dejamos 5 minutos más con la misma velocidad y temperatura.

5. A continuación, añadimos la pastilla de caldo y el vino blanco. Programamos P2, 95º, 25 minutos, con el tapón en la posición “maxi. vapor”.

 

Nota: Si tienes duda sobre las posiciones del tapón y cómo colocarlo, pincha aquí y te explicamos.




Receta
Crema de Espárragos Blancos
Autor
RecetasCuisine
Raciones-
4-6
Tiempo
40 minutos (aprox.)
Ingredientes
12 Espárragos blancos naturales en conserva (de buena calidad)

1 Patata

1 Puerro

2 cucharadas de Aceite de oliva

Pimienta negra o blanca molida

Agua

1/2 Pastilla de caldo

Sal

Hola! Qué bien sienta comer sano! Y si es despúes de unos días de excesos y comilonas, nuestro cuerpo lo agradece aún más.

En casa nunca habíamos hecho crema de espárragos blancos, y como a mi madre le apetecía probarla, nos pusimos con ello. Siempre es un regalo poder disfrutar de estos momentos cocinando en su compañía.

Aquí os dejamos la receta, queda muy rica! y sin duda, la repetiremos en más de una ocasión. Esperamos que os guste!

Elaboración:

1. Equipamos el robot con el mezclador. Pelamos y cortamos en trozos la patata, el puerro y los espárragos (reservamos el caldo de la lata para añadirlo después) añadimos al bol junto a un par de cucharadas de aceite. Programamos cocción lenta P1, 130º, 10 minutos. (sin tapón)

2. Quitamos el mezclador y ponemos la cuchilla ultrablade. Añadimos en principio unos 200ml de agua, el caldo que habíamos reservado de los espárragos, y la media pastilla de caldo. Programamos sopas P1, 100º, 25 minutos. A mitad de cocción o así, comprobamos como va de líquido por si tenemos que añadir un poquito más de agua.

3. A falta unos tres minutos para que finalice el programa, el robot comenzará a triturar los ingredientes del bol. Cuando oigamos que esto sucede, ponemos el tapón para que no salpique.

4. Comprobamos la textura, si nos gusta, lo dejamos tal cual, y si lo consideramos necesário, añadimos un poquito más de agua. Probamos y condimentamos al gusto con pimienta, y si lo vemos oportuno, añadimos sal. Nos aseguramos que está todo bien triturado, de no ser así, programamos un par de minutos con velocidad 12.