Receta
Natillas de Café y Baileys
Autor
Gabriel
Raciones
Tiempo
10 minutos aprox. (más enfriado)
Ingredientes
300ml de Leche

200ml de Café

100ml de Baileys

100gr de Azúcar

1 cucharada sopera de Maicena

3 Huevos

Hola! Qué fáciles de hacer y qué buenísimas tienen que estar estas natillas de café y Baileys! sólo de pensarlo, ya se hace la boca agua…

Si sois de los que acompañáis el café con un chorrito de este licor, y si no también, este postre está pidiendo a gritos que lo preparéis, y más ahora que apetecen cosas fresquitas para tomar en la sobremesa. Aunque por supuesto, las natillas son bienvenidas durante todo el año, faltaría más!

La receta, corre a cuenta de Gabriel, de Gabriel en tu Cocina. Si aún no habéis vistado su blog, estáis tardando…

Elaboración:

1. Equipamos el robot con el batidor y añadimos al bol todos los ingredientes menos el Baileys. Programamos velocidad 5, 90º, 8 minutos.

2. Al terminar, añadimos el Baileys y batimos con velocidad 5, sin temperatura, 10 segundos.

3. Vertemos en los recipientes que hayamos elegido, dejamos enfriar y servimos bien frías, decorando al gusto.

Fuente: Mis Cosillas de Cocina




Receta
Cruasanes para Rellenar
Autor
RecetasCuisine
Raciones
16 unidades
Tiempo
120 minutos (aprox.)
Ingredientes
1 Huevo ligeramente batido

300gr de Leche entera

30gr de Aceite de oliva

5gr de Sal

550gr de Harina de fuerza

1 cucharada de Azúcar

20gr de Levadura fresca de panadero

Ingredientes para el relleno al gusto (dulce o salado)

Hola! Ya hacía tiempo que venía con ganas de preparar unos cruasanes de este tipo. Resultan muy atractivos para servir en una merienda o cena informal, no suponen un gran esfuerzo a la hora de prepararlos, y nuestros invitados se quedarán encantados.

El relleno va en el gusto, yo no me compliqué en exceso he hice sólo un par de variedades, unos eran de lacón y queso, con un poquito de pimentón, y los otros, con lechuga, mayonesa, huevo cocido y bonito. La verdad, fueron todo un éxito!

Respecto al tamaño, los hice intermedios, ni muy grandes, ni pequeñitos, con la idea de, que cada comensal se sirviera uno de cada tipo. Pero también se pueden hacer más pequeñitos, y servirlos de más variedades, así en plan canapé. Sin duda, una buena idea para nuestras celebraciones con amigos.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol el huevo ligeramente batido, la leche, el aceite de oliva y la sal. Programamos velocidad 4, 35º, 2 minutos.

2. Añadimos la harina, el azúcar y la levadura fresca desmenuzada. Programamos pastry P1, y cuando terminen los 2.30 minutos de amasado, sin dejar levar, programamos de nuevo pastry P1, esta vez, 1 minuto de amasado.

3. A continuación, sacamos la masa del bol, hacemos una bola, quitamos la cuchilla, y depositamos la bola de masa dentro del robot. Ahora sí, dejaremos que la masa fermente dentro. El robot, tras el amasado con pastry P1, se programará automáticamente a 30º durante 40 minutos para realizar esta función. Ponemos el tapón y dejamos que trascurra el tiempo.

4. Después de este tiempo de reposo, sacamos la masa del bol y la colocamos en nuestra superficie de trabajo que tendremos ligeramente enharinada. Amasamos durante un minuto aprox. para que la masa suelte el aire que ha adquirido al fermentar.

5. Dividimos la masa en dos partes iguales (si queremos hacer cruasanes más pequeños, en plan aperitivo, podemos dividir en tres partes, según el tamaño que nos interese darles). Estiramos cada parte con el rodillo y damos forma de círculo, intentaremos que nos quede lo más simétrico posible y con un grosor aproximado de 2mm.

6. Con un cuchillo bien afilado, cortamos cada círculo por la mitad horizontalmente, después verticalmente, y luego en diagonal hasta que nos queden ocho triángulos del mismo tamaño aprox.

7. A continuación, para hacer la forma de cruasán, cogemos cada triangulo y lo enrollamos desde la forma más ancha hasta la punta. Los vamos colocando en la bandeja del horno, sobre papel de hornear y dejando un espacio entre ellos, puesto que crecerán y de no dejar esta separación, podrían juntarse. Metemos las puntas un poquito hacia dentro, si queremos que sean un algo curvos, como una pequeña letra C, y si queremos que termimen en punta, pues los dejamos tal cual. Dejamos reposar en un lugar cálido y libre de corrientes, por ejemplo, dentro del horno apagado, hasta que doblen su tamaño; durante 40-60 minutos, depende de la temperatura ambiente.

8. Pasado este tiempo de reposo, pincelamos con un poquito de leche, con cuidado, para que no se baje la masa. Si lo preferimos, podemos pintar con huevo batido y nos quedará un aspecto brillante. Yo en algunos, puse unas semillas de sésamo, y en otros, semillas de amapola.

9. Pulverizamos el horno con agua y lo precalentamos a 180º. Cuando alcance la temperatura, metemos los cruasanes y cocemos durante 10-15 minutos (depende del tipo de horno) hasta que veamos que están ligeramente dorados. Mientras horneamos, vamos controlando, y si vemos que tardan en dorarse, podemos subir la temperatura del horno en los últimos minutos.

10. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando estén completamente fríos, los abrimos por la mitad y rellenamos al gusto.

Nota:

Si vemos que, no los vamos a gastar todos al momento, los tapamos con una bolsa de plástico y los guardamos; se mantendrán tiernos durante dos o tres días. También podemos congelarlos, e ir gastándolos según necesidad.




Receta
Galletas Pim´s de Fresa
Autor
RecetasCuisine
Raciones
40 unidades (aprox.)
Tiempo
60 minutos aprox. (más reposo)
Ingredientes
Para la masa de galleta

220gr de Harina

8gr de Levadura química (tipo Royal)

½ cucharadita de Sal

125gr de Mantequilla pomada

100gr de Azúcar glass

1 sobre de Azúcar avainillado (8gr)

3 Huevos L a temperatura ambiente

Para el relleno

6 hojas de Gelatina neutra

600gr de Mermelada de fresa (o de otro sabor)

Para la cobertura

200gr de Chocolate fondant

25gr de Aceite de girasol

1 pizca de Sal

Hola! Seguramente conozcáis, hayáis comido, o seáis super fans de las galletas Pim’s. Pero si no es así, os cuento que son unas galletas muy blanditas, rellenas de mermelada de fruta y bañadas por una fina y crujiente capa de chocolate. Os adelanto que, os vais a enamorar de ellas nada más hacerlas.

Mi madre, las suele comprar en el super desde siempre, le encantan estas galletas! Recuerdo que, las primeras que comí fueron de naranja, y me gustaron mucho; de esto hace ya unas cuantas primaveras…

Ya llevaba tiempo detrás de hacerlas, y aprovechando que estoy pasando unos días con mi familia, qué mejor excusa para ponerme al lio, y así poder disfrutarlas con su agradable compañía. En cuanto al sabor, yo me decanté por hacerlas de fresa, que gustan a todo el mundo, pero podéis hacerlas con otro sabor; por ejemplo, con mermelada de naranja amarga, que le va estupendo al chocolate.

Os aconsejo que, si queréis meteros a toda la familia en el bolsillo, preparar estas galletas porque lo van a flipar.

Al final de la elaboración, encontraréis el video de la receta en nuestro canal de YouTube. Si os queréis suscribir, os enteraréis en el momento cuando ya esté disponibe.

Elaboración:

Preparamos el relleno

Comenzamos preparando el relleno de mermelada, así mientras se va enfriando, podremos seguir con el resto de la receta.

1. Primero, ponemos a hidratar en un bol con agua fría las hojas de gelatina. Las sumergimos allí y dejamos 5 minutos.

2. Calentamos en un cazo al fuego la mermelada, vamos removiendo, y cuando esté caliente, apagamos el fuego. Seguidamente, incorporamos las hojas de gelatina ya hidratadas y escurridas. Removemos hasta que las hojas estén bien integradas y disueltas en la mermelada. Pasamos a un bol, dejamos que se enfríe un poco a temperatura ambiente y guardamos en la nevera. Cuando lo vayamos a utilizar para rellenar las galletas, tiene que estar frío y haber espesado bien para que nos permita extender la mermelada en la galleta sin que se desparrame.

Preparamos las galletas

1. Precalentamos el horno a 225º con calor arriba y abajo. Preparamos un par de bandejas de horno con papel de hornear.

2. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la mantequilla pomada, es decir, semi derretida, como una crema.

Para obtener esa textura de la mantequilla, la troceamos con aterioridad y dejamos a temperatura ambiente; cuando esté blanda, la batimos con el tenedor hasta que nos quede cremosa.

Añadimos también el azúcar glass y el azúcar avainillado. Programamos velocidad 8, 2 minutos. Al final del tiempo, comprobamos que se ha integrado bien el azúcar y la mezcla es homogénea.

3. Programamos el robot con velocidad 8, y mientras corre el tiempo, vamos añadiendo los huevos uno a uno por el bocal. Echamos el primero, dejamos batiendo, y cuando se integre, añadimos el segundo y así hasta que estén todos integrados. En total, estaremos unos dos minutos batiendo.

4. Añadimos la harina, la levadura y la sal. Mezclamos con velocidad 8, 1 minuto. Ha de quedar todo bien integrado, sin aparentes grumos de harina. Si hace falta, cuando quitemos la cuchilla, removemos un poco con la espátula con movimientos envolventes hasta asegurarnos que está todo bien mezclado y no queda nada de harina sin integrarse con el resto de la masa.

5. Pasamos la mezcla a una manga pastelera con una boquilla pequeña, redonda y lisa. A continuación, con la ayuda de la manga, vamos dibujando círculos pequeños sobre el papel de hornear que tenemos preparado sobre la bandeja del horno. Si nos va a servir de guía, podemos dibujar previamente los círculos en el papel, por ejemplo, con un boli y un vaso pequeño. Pero se hace bien directamente con la manga, es fácil, ya lo veréis.

6. Horneamos de 8 a 10 minutos (según nuestro tipo de horno) lo mejor es ir vigilando a partir de los primeros 5 minutos, y sacarlo cuando las galletas estén ligeramente doradas. No tienen que quedar muy tostadas, más bien lo contrario, de tostarlas demasiado, nos quedarían los bordes crujientes, y estas galletas tienen que ser blanditas, como un bizcocho.

7. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Preparamos la cobertura de chocolate

1. Podemos preparar ahora la cobertura para ya dejarlo listo, o podemos hacer este paso más adelante, como mejor nos venga. Para ello, ponemos el chocolate en un bol, añadimos el aceite de girasol y una pizca de sal. Lo fundimos al baño maría, mientras, vamos removiendo hasta que el chocolate se haya deshecho por completo. Reservamos.

Montaje de las Galletas

1. Con las galletas ya frías y cuando la gelatina hay empezado a actuar en la mermelada, y por lo tanto esté ya más espesa y firme, procedemos a montar las galletas. Para ello, extenderemos una capa de relleno de mermelada en cada una y dejamos reposar en la nevera hasta que la mermelada haya gelificado por completo.

2. Pasado este tiempo, con la mermelada ya gelificada, las sacamos de la nevera y las vamos bañando en la cobertura de chocolate, sólo por la parte de la mermelada. Si hemos hecho la cobertura hace rato, y ha endurecido un poco, podemos meterla unos segundos en el microondas y removerla para que vuelva a estar líquida pero no caliente, es importante la temperatura, o sino podrá deshacerse la mermelada al bañarlas. También es importante que haya pasado el tiempo suficiente para que la mermelada está firme.

Yo para bañarlas, me ayudé pinchando la galleta con un palillo y la metí en el chocolate unos segundos, para que se impregnara bien por ese lado donde está la mermelada.

3. De nuevo, volvemos a dejar las galletas en la nevera, por unas horas, hasta que la cobertura de chocolate endurezca. Pasado este tiempo, podremos servir y disfrutar de esta delicia.

Dentro video!!




Receta
Buñuelos de Cuaresma
Autor
RecetasCuisine
Raciones
15-20 unidades
Tiempo
40 minutos (aporx.)
Ingredientes
150gr de Leche

30gr de Mantequilla troceada

15gr de Azúcar

15gr de Vino dulce tipo Moscatel

3gr de Anís en grano

Ralladura de naranja o limón

1 pizca de Sal

80gr de Harina

1 Huevo

Aceite de girasol para freír

Azúcar y canela para espolvorear los buñuelos

Hola! Compartimos hoy una receta con sabor a tradición, un dulce que se prepara mucho en esta época del año, un clásico en nuestra repostería: los buñuelos de Cuaresma.

Una masa frita que se aromatiza con vino dulce, la ralladura de naranja o limón y anís en grano o matalahúva. El sabor combinado de sus ingredientes, hace de este pequeño bocado una auténtica delicia; un placer que nos arrastra a no poder parar de comerlos, y es que son irresistibles, en cuanto pruebas uno, estas perdido… Yo me pongo freno, si no estaría todo el día haciendo buñuelos o comprándolos en la panadería de mi barrio, que los hacen los viernes y están de 10, pero una vez por temporada, me doy el gusto, y a freír que son dos días!

Si os gustan estos dulces, seguro que os gustarán también otras recetas que tenemos en el blog; como la de buñuelos de boniato, o los de ricotta. Y si los preferís salados, esta de buñuelos de bacalao es otro clásico de nuestra gastronomía.

Os dejamos con la elaboración, al final, encontrarés el video con la receta paso a paso en nuestro canal de YouTube.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol todos los ingredientes menos la harina y el huevo. Programamos velocidad 4, 110º, 8 minutos. Esta cantidad, en este tiempo, tiene que hervir, pero si dobláis los ingredientes para hacer más buñuelos, tal vez necesitéis poner más tiempo para que hierva que es lo que necesitamos en este paso.

2. A continuación, añadimos la harina y programamos velocidad 8, 1 minuto.

3. Separamos el bol del resto del robot, para que así se enfríe antes la masa, puesto que necesitamos que esté completamente frío antes de añadir el huevo.

4. Cuando la masa se haya enfriado bien, añadimos el huevo y programamos velocidad 8, 2 minutos.

5. Pasamos la masa a una manga pastelera y freímos pequeñas bolas en abundante aceite caliente. Si no, también podemos tirar la masa con dos cucharillas. Pero ojo, tendremos que tener cuidado al hacerlos porque si el aceite está demasiado fuerte, se nos quemarán por fuera y por dentro estarán crudos. Lo mejor es hacer uno o dos de prueba y así tantear la temperatura y ver que nos quedan bien. Cuando tengamos el punto del aceite, ya podemos ir friendo más bolitas a la vez.

6. Cuando saquemos los buñuelos del aceite, los dejamos sobre papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa. Y después los rebozamos en una mezcla de azúcar y canela o sólo con azúcar, lo que más nos guste.

Os dejamos con el video!

 

Fuente: Directo al Paladar




Receta
Cupcakes de Café
Autor
RecetasCuisine
Raciones
12 unidades
Tiempo
60 minutos (aprox.)
Ingredientes
200gr de Azúcar

100gr de Mantequilla a temperatura ambiente

3 Huevos

180gr de Harina

40gr de Cacao en polvo puro Valor

15gr de Levadura química (tipo Royal)

100ml de Leche

Para la crema de café

250gr de Mantequilla a temperatura ambiente

250gr de Azúcar glass

2 cucharadas soperas de Café intenso

Hola! Hoy venimos de lo más dulce con esta receta de cupcakes de café. A mi me gustan este tipo de postres, sobre todo por lo que llaman la atención visualmente, pero la verdad, soy más fan de las magdalenas clásicas…  Por eso, creo que nunca había hecho cupcakes en casa; pero una amiga que los había comido y la chiflaron, me pidió que se los preparara y por eso me animé con la receta que os enseñamos a continuación. Espero que os guste.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con el batidor y ponemos en el bol los huevos, la mantequilla ablandada  y el azúcar. Programamos velocidad 6, 35º, 5 minutos.

2. Precalentamos el horno a 180º.

3. Incorporamos a la mezcla del bol el cacao y la leche. Batimos con velocidad 6, 1 minuto.

4. Añadimos la harina y la levadura. Mezclamos con velocidad 6, 10 segundos y terminamos de mezclar con la espátula.

5. Colocamos las capsulas de papel en un molde para magdalenas y repartimos la mezcla del bol en la capsulas, llenando hasta 2/3 de su altura.

6. Horneamos 20 minutos aprox. sacamos del horno y esperamos 5 minutos antes de desmoldarlas. Dejamos que se enfríen sobre una rejilla.

Preparamos el “frosting”* de café

1. Con el bol limpio, equipamos con el batidor. Añadimos la mantequilla ablandada, el azúcar glass y el café, mezclamos con velocidad 6 hasta obtener una crema lisa.

2. Colocamos la crema en una manga pastelera con boquilla fina y estriada. Guardamos unos minutos en la nevera.

3. Cuando la crema está consistente, adornamos las magdalenas, vamos trazando una espiral con la manga pastelera. No arrimaremos mucho la boquilla a la magdalena, para que según caiga el relleno, tengamos movilidad y podamos repartirlo.

 

Notas:

– Si queremos, podemos espolvorear con un poquito de cacao en polvo, o unas pepitas de chocolate para terminar de adornar.

– *La palabra frosting hace referencia a un tipo de crema muy dulce que se utiliza en repostería para decorar tartas, bizcochos, cupcakes….