Receta
Tarta de Crema Catalana (sin Horno)
Autor
Pilar Palomo
Raciones
8-10
Tiempo
25 minutos aprox. (más reposo)
Ingredientes
200gr de Galletas napolitanas (o galletas María)

80gr de Mantequilla

1L de Leche entera

8 Yemas de Huevo

45gr de Maicena

200gr de Azúcar blanco

La piel de un limón (sin la parte blanca)

2 ramas de Canela

8 hojas de Gelatina neutra

Azúcar moreno o canela en polvo para decorar

Hola! Cuando vimos esta receta que Pilar publicó en nuestro grupo de Facebook (pincha aquí para unirte) nos llamó mucho la atención por la buenísima pinta que tenía, y no dudamos ni un segundo en pedirla la receta para poder compartirla aquí con vosotros.

Nos gusta mucho la crema catalana, y las tartas sin horno, con lo cual, apuntamos una nueva receta a nuestra lista de pendientes por hacer. Ay! nos faltan días para preparar todo lo que queremos probar! Son tantas las cosas que nos apetecen hacer, que no sabemos por donde empezar…

Elaboración:

1. Forramos un molde de 18-22cm con papel de horno, o forramos la base sólo y pulverizamos con espray antiadherente alrededor.

2. Para hacer la base de galletas, equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol las galletas y trituramos con velocidad 12 durante dos minutos aprox. y si es necesario, trituramos unos minutos más, hasta que estén trituradas al gusto. Reservamos en un bol aparte.

3. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con las galletas trituradas. Incorporamos al molde, aplastando con una cuchara, procurando que la base del molde nos queda bien cubierta y lisa. Refrigeramos.

4. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en un recipiente con agua muy fría. Reservamos 250gr del litro de leche. Limpiamos el bol de restos de galleta con papel de cocina, no hace falta que lo lavemos.

5. Equipamos el robot con el batidor. Ponemos en el bol los 750gr de leche restantes, la maicena, las 8 yemas de huevo, la canela en rama y la piel de limón. Programamos velocidad 4, 90º, 10 minutos.

6. Calentamos en el microondas los 250gr de leche reservados. Escurrimos bien la gelatina ya hidratada y la añadimos a la leche caliente. Mezclamos bien y reservamos.

7. Programamos velocidad 4, 2 minutos y mientras avanza el programa, vamos añadiendo por el bocal la leche mezclada con la gelatina.

8. Retiramos de la mezcla la piel de limón y las ramas de canela. Incorporamos a la base de galletas que tenemos refrigerada; lo haremos pasándolo por un colador para evitar que caigan restos. Damos unos golpecitos al molde sobre la encimera, para que así se eliminen posibles burbujas. Refrigeramos o congelamos.

9. La tarta tardará en cuajar 12 horas. La decoraremos ya cuajada, con azúcar moreno que quemaremos con un soplete, os espolvoreando canela molida y azúcar moreno.




Receta
Bizcocho Integral de Avena y Manzana
Autor
RecetasCuisine
Raciones
8-10
Tiempo
45 minutos (aprox.)
Ingredientes
100gr de Harina de trigo integral

100gr de Harina de avena

1 pizca de canela

1 pizca de Sal

5gr de Levadura química (tipo Royal)

3 Huevos L

75gr de Aceite de coco

60gr de Miel pura

1 cucharadita de Esencia de vainilla

50gr de Chocolate mínimo 85% cacao

50gr de Manzana

1 puñadito de Nueces (opcional)

Hola! Hoy toca receta dulce, os traemos un bizcocho integral de avena y manzana que últimamente preparo mucho en casa. Me viene de perlas, porque lo congelo en raciones individuales y así lo voy sacando para gastarlo a la hora del desayuno, y marchar al gimnasio con bien de energía.

Ese momento del desayuno, es el mejor del día, porque es cuando disfruto de cosas que en otro momento no me puedo permitir. Seguramente hayáis oído eso de: desayuna como un rey, almuerza como un principe y cena como un mendigo. Pues bien, de un tiempo a esta parte, es mi máxima, y la verdad que me está dando muy buenos resultados. Cada dos semanas, piso la báscula sin miedo, y me llevo una alegría al ver que las cifras que marca son más bajas que las de citas anteriores.

A esta pequeña ración de bizcocho, la suelo acompañar con un par de lonchas de pechuga de pavo,  y un zumo de naranja natural o un descafeinado, según vaya de tiempo.

Siempre he sido de desayunar bien, pero ahora, mucho más; y esto me ayuda a estar saciada y no tener ganas de picar entre horas, a media mañana, un batido, una pieza de fruta o un puñadito de almendras y llega la hora de la comida, y ya no tengo tanta hambre.

Espero que lo hagáis y nos contéis en comentarios qué os ha parecido. Os dejamos con la elaboración, y al final, encontraréis la video receta.

Elaboración:

 1. Precalentamos el horno a 180º.

2. Picamos el chocolate en trocitos pequeños, la manzana también la picamos en daditos menudos y reservamos ambos hasta que los utilicemos.

3. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol el aceite de coco que habremos deshecho (si hace falta*) unos segundos en el microondas, la miel, la esencia de vainilla y los huevos. Programamos con velocidad 8, 2 minutos.

4. Añadimos la harina integral, la harina de avena, la levadura, una pizca de canela y una pizca de sal. Mezclamos con velocidad 6, 15 segundos.

5. Quitamos la cuchilla y terminamos de mezclar con la espátula. Añadimos el chocolate, la manzana y las nueces (si las vamos a poner) que podemos trocearlas también un poquito. Mezclamos con la espátula hasta que todo quede bien integrado.

6. Vertemos la mezcla en un molde rectangular, tipo plumcake. Si no es antiadherente, lo engrasaremos antes con un pelín de aceite. Yo he utilizado un molde de silicona, y no ha hecho falta engrasarlo.

7. Horneamos a 180º durante 30 minutos aprox. (el tiempo dependerá del tipo de horno) Antes de sacarlo, nos aseguraremos que está hecho pinchando el centro con un palillo; si éste sale limpio, estará listo.

Sacamos del horno, dejamos unos minutos, y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre una rejilla, y una vez frío, podremos servir.

Notas:

– Una vez frío, podemos cortarlo en porciones individuales, las envolvemos en papel de albal y congelamos. Cuando queramos gastarlo, sacamos y dejamos descongelar a temperatura ambiente.

– *El aceite de coco es sólido a temperaturas frías. Si el ambiente es cálido, lo encontraremos ya practicamente deshecho o incluso totalmente líquido, y por lo tanto, no tendremos que fundirlo en el microondas antes de añadirlo al bol.

– Yo he intentado hacer una versión más ligera, pero se puede hacer también con estas variaciones: En lugar de miel, azúcar. En lugar de harina integral, harina normal o mitad integral, mitad normal. En lugar de aceite de coco, aceite de oliva o girasol. En lugar de chocolate 85% pureza picado, con chocolate menos puro o directamente con pepitas de chocolate.

Dentro video!! Nos os olvidéis de suscribiros a nuestro canal.




Receta
Bizcocho de Aguacate y Lima
Autor
Claudia Paolini
Raciones
8-10
Tiempo
90 minutos (aprox.)
Ingredientes
4 huevos M a temperatura ambiente

2 Aguacates M

180gr de Azúcar

220gr de Harina

1 sobre de levadura química tipo Royal (16gr)

El zumo y la ralladura de la piel de una lima

50ml de Aceite de oliva

Hola! En esta receta, Claudia nos propone preparar un delicioso bizcocho de aguacate y lima. Si no habéis probado esta fruta para este tipo de elaboraciones, os animamos, ya que el resultado es fascinante.

Queréis saber más. Os dejamos con ello, veréis qué fácil y luego lo que os gusta.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol los aguacates pelados y sin hueso, la ralladura y el zumo de la lima. Programamos velocidad 11, 1 minuto. Sacamos del bol y reservamos aparte.

2. Con el bol limpio y equipado con el batidor, añadimos los huevos (a temperatura ambiente) y el azúcar. Programamos velocidad 6-7, 12 minutos. A los 10 minutos, añadimos el puré de aguacate reservado y el aceite.

3. Agregamos la harina tamizada y la levadura. Programamos velocidad 5, 1 minuto.

4. Colocamos en un molde engrasado y enharinado. Horneamos en el horno precalentado a 180º durante 50-60 minutos (el tiempo dependerá del tipo de horno). A los 15 minutos, bajamos la temperatura a 170º. Hacemos la prueba del palillo para saber si está hecho. Pincharemos el centro del bizcocho, y si sale limpio, estará listo.

 

Fuente: Cocinando Entre Olivos




Receta
Galette de Fresas y Queso
Autor
Claudia Paolini
Raciones
8-10
Tiempo
60 minutos (aprox.)
Ingredientes
Para la base

65gr de Harina

¼ de cucharadita de Sal

115gr de Mantequilla bien fría

4 cucharadas soperas de Nata agria o creme fraiche o nata fresca

2 cucharaditas de Zumo de limón

4 cucharadas soperas de Agua

1 Huevo para pintar el borde de la masa

Para el relleno

225gr de Queso de untar o mascarpone

2 cucharadas soperas de Harina

2 cucharadas soperas de Azúcar

1 cucharadita de extracto de vainilla

350gr de Fresas

3 cucharadas soperas de Mermelada de fresa

Azúcar moreno para espolvorear

Hola! En esta receta que compartimos hoy con vosotros, Claudia nos enseña a preparar una apetecible galette, que es una especialidad de la repostería francesa. Ella la ha rellenado con queso mascarpone y la ha cubierto de fresas, mermelada y azúcar moreno. No me digáis que no dan ganas de darle un mordisquito!

Es tiempo de fresas, y seguro que alguna bandeja tenéis por casa en estas fechas. En la nuestra, al menos siempre solemos tener, ya que nos encantan y la tomamos de muchas maneras, una receta que nos gusta mucho con esta fruta es la del hojaldre de fresas.

Elaboración:

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la harina y la mantequilla bien fría. Programamos pastry P2 sólo el tiempo de amasado. A los 30 segundos, añadimos la nata agria, el agua y el zumo de limón. Cuando termine de amasar, no dejamos levar, si no que sacamos enseguida la masa formando una bola. Envolvemos en papel film y dejamos en la nevera al menos media hora, hasta que esté bien firme.

2. Equipamos el bol con la cuchilla ultrablade. Ponemos en el bol el queso de untar, el azúcar, la harina y el extracto de vainilla. Mezclamos con velocidad 11, 1 minuto y reservamos hasta el momento de montar la tarta.

3. Sacamos la masa de la nevera y la ponemos sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Estiramos con el rodillo enharinado hasta obtener un círculo de 30 cm de diámetro. Para evitar que se pegue a la superficie de trabajo, la giramos 90 grados cada cierto tiempo y ponemos más harina en la superficie (y en el rodillo) si es necesario. Una vez estirada, la enrollamos sobre el rodillo sin presionar para trasportarla hasta la bandeja de hornear. La colocamos sobre una bandeja cubierta de papel de hornear.

4. Extendemos la mezcla de queso sobre la masa estirada formando un círculo y dejando un borde de 4cm sin relleno en la parte exterior. Colocamos las fresas cortadas longitudinalmente encima de la capa de queso repartiéndolas uniformemente.

5. Plegamos el borde de la masa hacia dentro con cuidado de no romper la masa. Pintamos la masa con huevo, espolvoreamos con azúcar moreno y cubrimos las fresas con la mermelada. Horneamos a 200º durante 20-25 minutos según horno. Dejamos templar y listo.




Receta
Tarta de Números (Number Cake)
Autor
RecetasCuisine
Raciones
14-16
Tiempo
Ingredientes
Para la masa de galletas

440gr de Harina

200gr de Azúcar glass

250gr de Mantequilla sin sal a temperatura ambiente

100gr de Almendra molida (se puede sustituir por 60gr más de harina)

1 Huevo L a temperatura ambiente

1 cucharadita de Esencia o pasta de vainilla

1 pizca de Sal

Para el relleno de la base

250gr de Queso Philadelphia (ha de estar bien frío)

160gr de Azúcar glass

600ml de Nata para montar mínimo 35% M.G (ha de estar muy fría)

40ml de Agua fría

7gr de Gelatina en polvo neutra

Para el relleno de la superficie

250gr de Queso Philadelphia (ha de estar bien frío)

160gr de Azúcar glass

600ml de Nata para montar mínimo 35% M.G (ha de estar muy fría)

40ml de Agua fría

7gr de Gelatina en polvo neutra

Para decorar la tarta

Flores frescas o de azúcar, arándanos, fresas, frambuesas, bolas de chocolate…

Hola! Vamos con la receta de una tarta que me tiene enamorada. Se trata de un pastel que está super de moda este año, por el que llevo babeando desde que lo vi la primera vez en un grupo de Facebook donde lo hacían en forma de corazón para celebrar San Valentín.

Es de estas cosas que ves, te llaman de sobre manera la atención, pero que piensas que tiene que ser muy complicado; hasta que te pones a indagar, y te das cuenta que realmente, es mucho más sencillo de lo que pueda parecer a simple vista. Sobre todo, si encuentras un video tan genial como el que al final, tras ver varios, decidí seguir del canal Quiero Cupcakes!

Este tipo de tarta, se puede hacer también con bizcocho genovés, hojaldre, pasta brisa… más adelante, lo repetiré con alguna de estas masas, por probar otra forma. En esta ocasión, elegí hacerlo con galleta de almendra porque me gusta mucho. Además, es una masa muy manejable que nos permite trabajar muy bien, y viendo el resultado, ha sido una magnífica elección. La textura suave de la galleta, acompañada de la crema lo hace un pastel muy agradable de comer, está delicioso! Visualmente es una pasada, y encima, todo lo que tiene de vistoso, lo tiene luego de rico.

Por el momento, os dejamos con la elaboración, y en unos días, estará disponible el video con la receta en nuestro canal de YouTube. Si te suscribes, te avisará cuando lo publiquemos. Puedes hacerlo pinchando aquí.

*Edito para deciros que podéis encontrar el video al final de la receta.

Elaboración:

Lo primero de todo, será preparar la plantilla para hacer los números. Yo he descargado las imágenes de la página Bakewithstork (al final de la receta os dejamos un PDF para que podáis imprimirlos) y con la impresora, he sacado cada número en un folio de tamaño DIN A4. Podéis hacerlo imprimiendo otros números que os gusten, desde un editor de texto, o buscando imágenes en Google. Con la cantidad que indica la receta, da para hacer los cuatro números que necesitaremos.

Una vez tengamos los números impresos en papel, los recortaremos siguiendo el margen, los pasaremos a una cartulina, y volveremos a recortar con la tijera para obtener la forma con la que trabajaremos sobre la masa. Yo recorté un poquito más el número 2 de un lado, para igualarlo al otro número que iba a utilizar; si os fijáis en las imágenes veréis la diferencia.  En la receta que yo he seguido, usaban la plantilla sólo de papel, pero yo he preferido hacerlo también en cartulina, que como es más rígida, a la hora de cortar la forma, nos permite trabajar con más fiabilidad. Si sois apañaditos, y queréis hacerlo directamente en papel, podéis saltaros este paso de la plantilla en cartulina.

Preparamos la masa para los números

1. Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la mantequilla a temperatura ambiente y tamizamos el azúcar sobre el bol. Programamos velocidad 5, 2 minutos o hasta que se hayan integrado completamente los ingredientes y obtengamos una mezcla cremosa.

2. Mientras, tamizamos la harina, la almendra y la sal. Mezclamos y reservamos de momento.

3. Batimos un poquito el huevo, añadimos al bol y programamos velocidad 6, 1 minuto o hasta que se integre. Lo ponemos semi-batido para que se integre mucho mejor y más rápido a la mezcla. Es importante que esté a temperatura ambiente, si lo tenemos en la nevera, lo sacaremos 20 minutos antes.

4. Añadimos la esencia o pasta de vainilla y programamos velocidad 6, 10 segundos. Podemos utilizar en su lugar cualquier otro saborizante a nuestro gusto, o incluso sustituirlo por canela o  ralladura de limón o de naranja.

5. A continuación, programamos el robot con velocidad 4, y mientras avanza el tiempo, vamos añadiendo poco a poco por el bocal la mezcla de harina, almendra y sal que hemos tamizado antes. Lo hacemos poco a poco para que cueste menos integrarse. Subimos la velocidad a 5 y continuaremos amasando hasta que veamos que esta todo completamente integrado. Estará bien amasado cuando la masa se despegue fácilmente de la cuchilla.

6. Seguidamente, cogemos algo más de la mitad de la masa y hacemos una bola con ella. Es una masa muy manejable, que no se pega en las manos y que se trabaja genial; ideal para la tarta que queremos hacer.

7.  Ponemos papel de horno en nuestra superficie de trabajo, volcamos la bola de masa que hemos separado y aplanamos un poquito con las manos. Cubrimos la masa con otro papel de horno y estiramos con el rodillo hasta dejar con un grosor de 5mm aprox. Si vemos que nos va a faltar masa para poder cubrir la hoja de papel, añadimos más masa en las esquinas y continuamos estirando.

Mientras estiramos, evitaremos que se formen pliegues entre el papel y la masa. De no hacerlo, se nos podría romper la galleta. Si vemos que se hacen estos pliegues, colocaremos pedacitos de masa sobre el pliegue y estiraremos con un nuevo papel hasta que el pliegue desaparezca.

8. Pasamos la masa estirada a una bandeja y guardamos en el congelador 15 minutos, y si no os cabe, podéis guardarla en la nevera 30 minutos o hasta que endurezca.

9. Cuando la masa haya endurecido, sacamos del congelador. Colocamos encima las plantillas de los números y con un cúter o cuchillo muy bien filado, vamos recortando la forma. Y veréis que se hace muy bien.

10. Quitamos la plantilla y retiramos la masa sobrante. Estos recortes sobrantes, los juntamos con el resto de la masa. Con el cuchillo, cuidadosamente, perfeccionamos la forma de los números, para que los bordes nos queden bien pulidos.

11. Pasamos a la bandeja del horno y los colocamos dejando espacio entre ellos para que al hornearse, como la masa subirá un poquito, no se toquen entre ellos. Depende el tamaño de nuestra bandeja, y los números que estemos haciendo, nos quedarán más juntos o más separados, ya que no todos los números son igual de grandes y por lo tanto, no ocupan el mismo espacio. Podéis jugar con la colocación y poner uno del derecho y otro del revés si véis que así os van a quedar separaditos. En mi caso, quedaban demasiado juntos, por lo que decidí hornearlos en bandejas separadas y así asegurarme que no se me pegarían.

12. Recortamos el papel de horno sobrante para que al hacerse, la galleta no toque con nada y no se deformen los bordes. Horneamos en el centro del horno precalentado a 180º, con calor arriba y abajo y sin ventilador hasta que los bordes se empiecen a dorar. Ojo! sólo los bordes, el resto de la galleta no tiene que tostarse mucho o nos quedará crujiente. En mi horno tardó 10 minutos; como cada horno es distinto, lo mejor es ir vigilando para sacarlos justo a tiempo y que no se nos doren demasiado ni se nos quemen. En la receta que seguí, tardaron 14 minutos en hacerse.

13. Sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente en la misma bandeja donde hemos horneado. Durante 1 hora aprox. o hasta que se enfríen por completo. Cuando las galletas se hayan enfriado, podemos pasarlas a una rejilla, manipulándolas con delicadeza.

14. Repetimos el proceso para hacer los otros dos números que nos faltan. Con el sobrante que nos quede de recortar estos otros números, lo unimos formando una bola, lo estiramos y podemos sacar formas con un cortador para hacer galletas y así aprovechar la masa. Pero si en ese momento no vamos a gastarlo, podemos congelarlo envuelto en film para utilizar otro día.

Si vamos a preparar la tarta para una persona que cumple años o celebra un aniversario de una fecha que sólo tiene una sola cífra, es decir, entre los números 1 y 9, pues haremos la receta dividiendo la cantidad de ingredientes a la mitad.

Preparamos el relleno

Haremos el relleno dos veces, primero el que utilizaremos en la base y luego el que utilizaremos en la superficie donde vamos a decorar. Estas cantidades están pensadas para los números del tamaño que yo he utilizado, que como os he comentado antes, lo tenéis al final de la receta para que podáis imprimirlos. Nos sobrará relleno, pero es mejor que sobre que no quedarnos cortos, puesto que, si vamos a hacer un 80, necesitaremos más cantidad que si vamos a hacer un 77, y con esta cantidad, nos llegará para cualquiera de ellos. Igual que con la masa para las galletas, si vamos a hacer un pastel de una sola cifra, con que hagamos el relleno una vez, será suficiente. Y si utilizáis unos números más finos que los que yo he usado, también tendréis bastante con hacer el relleno una sola vez.

Se puede hacer con otro tipo de relleno que os guste, lo único que hay que tener en cuenta es que sea un relleno firme para que nos aguante. Por eso, yo he utilizado este relleno con queso, para que la crema quede más consistente. La gelatina, también juega su baza, porque nos ayuda a estabilizar, y al no tener sabor, y ser tan poquita cantidad, no alterará en nada el gusto de la crema. Con este relleno, nos aguanta firme durante mucho tiempo y así podemos servir la tarta en una celebración sin miedo a que a la hora de partirlo se nos desmorone.

1. Mezclamos el agua fría y la gelatina en polvo para hidratarla. Removemos bien y dejamos reposar 10 minutos.

2. Pasado este tiempo, metemos en el microondas 15 segundos; removemos y reservamos de momento.

3. Con el bol bien limpio, seco y frío, equipamos con el batidor. Ponemos en el bol la nata muy fría y el queso también frío. Programamos velocidad 6 y pasados unos segundos, aumentamos a velocidad 7. Batimos hasta que la mezcla esté a medio montar, vamos controlando por el bocal y prestando atención al sonido, ya que a medida que se va montando, cambia.

4. Cuando esté semi-montado y lo veamos ya más firme, con el robot en marcha, añadimos por el bocal el azúcar glass tamizado y seguimos batiendo hasta que la crema esté casi montada. Si queremos, podemos aumentar la velocidad a 8 unos segundos y volver a bajar a 7, siempre controlando cómo nos va quedando.

5. En este punto, cogemos un poquito de la crema y la mezclamos con la gelatina. De esta forma, enfriamos la gelatina que estará caliente, e igualamos un poquito las densidades; así se integrará mejor.

6. Añadimos la gelatina y batimos un poquito más, hasta que terminemos de montar la nata y por lo tanto esté bien firme. Vamos controlando por el bocal, y si hace falta abrimos y miramos cómo va. Procuraremos no pasarnos batiendo, o podríamos cortar la nata. Para comprobar que está firme, podemos coger el bol e inclinarlo, si la crema no se vence, lo tendremos listo. Pasamos la crema a una manga pastelera y repetimos el proceso para preparar el relleno con el que cubriremos la superficie de la tarta en caso de que lo vayamos a necesitar. Como ya he comentado, si vuestros números son más finos porque necesitáis una tarta más pequeña, o la váis a hacer de una sola cifra, con hacer el relleno una vez, será suficiente.

Montamos la tarta

1. Ponemos un poquito de relleno en los números, con cuidado de no manipularlos demasiado, para así fijarlos a la bandeja donde los vamos a presentar. Yo me fabriqué mi propia bandeja aprovechando que tenía una plancha de poliespán y una cartulina, puesto que fui a comprar una y no la encontré sin bordes de la forma que la quería, sólo encontré bandejas redondas. Cuando coloquemos los números en la bandeja, no hace falta apretar mucho, con un poquito será suficiente para que queden pegados y no se muevan.

2. Con la manga, vamos repartiendo copetitos de relleno por toda la superficie de los números. Se puede hacer con una boquilla lisa redonda de 18mm o sin poner boquilla, dejando salir por la punta de la manga. Yo lo hice así, sin boquilla.

3. Una vez tengamos toda la base cubierta, colocamos encima los otros números, con cuidado al manipularlos. Acomodamos la galleta suavemente, no hace falta presionar demasiado, sólo lo justo para que la galleta quede asentada sobre la crema.

4. De nuevo ponemos más crema sobre la superficie, procurando cubrir sobre todo los bordes de la galleta.

5. Por último, decoramos la tarta a nuestro gusto. Yo he puesto flores frescas comestibles, fresas, arándanos, frambuesas y bolitas de chocolate. Aquí ya entra la imaginación y el gusto de cada uno. Las he visto muy chulas donde ponen también gominolas y macarons, pero no quería recargarla demasiado y al final la dejé así y estoy bien contenta de como quedó.

6. Guardamos en la nevera hasta que vayamos a servir y estará listo para mantenerse perfecto durante horas. La galleta queda blandita, por lo que se puede cortar perfectamente. El truco de la gelatina funciona estupendamente, porque la crema se mantiene super bien. Incluso se puede hacer el día antes de la fiesta o celebración, porque se conserva en la nevera en perfecto estado; en ese caso, mejor poner las flores frescas -si las utilizáis-  ese mismo día.

Aquí podéis ver el video con el paso a paso:

 

Notas:

– Aquí os dejamos el archivo PDF con los números que he utilizado, por si queréis utilizar estos mismos. Si os parecen muy grandes y necesitáis una tarta más pequeña, podéis recortarlos un poco, o buscar otros que se adapten a las raciones que necesitáis.

– Podía haberlo hecho con números más finos, pero necesitaba una tarta con estas raciones, por lo que me decanté por unos números más grandes y doblar la cantidad de relleno, pero como antes comentaba, depende de lo que vayáis a hacer, con preparar el relleno sólo una vez, puede que os baste.

– Como necesitaremos mucha cantidad, en lugar de comprar el azúcar glass podemos hacerlo antes nosotros mismos con el robot siguiendo esta receta, y eso que nos ahorraremos.

– Las flores las he comprado en el mercado de La Boquería (BCN), en una parada que siempre tienen. Pero si no las encontráis, podéis preguntar en la frutería, y puede que por encargo os las traigan. Sino, también se pueden poner en su lugar flores de azúcar que podemos encontrar en la sección de repostería de las grandes superficies, o en tiendas especializadas. Incluso las podemos hacer nosotros mismos con fondant si tenemos maña.