Lo más normal cuando adquirimos nuestro robot, es guiarnos por las recetas que vienen en los libros que nos dan con él, o con las que otros han hecho y comparten en el Club Cocina, o por ejemplo, aquí en nuestro blog.

Pero todos tenemos apuntes con nuestras recetas favoritas, las que venimos haciendo toda la vida, y nos surge la duda de cómo podemos adaptarlas para hacerlas con la máquina. Al principio, os parareis a pensarlo, pero tras un tiempo manejando la CuCo, adaptaréis las recetas de carrerilla; y fácilmente, podréis preparar cualquiera de vuestros platos habituales, o nuevas recetas que vayáis aprendiendo, y por qué no, crear vuestras propias elaboraciones echándole imaginación.

También podéis adaptar recetas de otros robots que encontréis por internet. Pincha en este enlace y os enseñamos la equivalencia de los programas y accesorios.

Picar

  • Sustituimos el cuchillo tradicional por la cuchilla ultrablade y la tecla PULSE (velocidad 13 en el modelo i-Companion). Dependiendo de la cantidad y de la dureza del alimento, en unos pocos segundos estaría picado. Por ejemplo, para picar una cebolla, la ponemos en cuartos en el bol y en seis segundos aprox. la tendremos bien picadita.
  • Si de manera tradicional picamos la carne con una picadora, con el robot lo haremos igual, poniendo la carne troceada y utilizando la cuchilla ultrablade. En 30 segundos aprox. tendremos picado un kilo de carne.
  • Para picar elementos de más dureza, como pueden ser los frutos secos o el chocolate, utilizaremos la cuchilla de amasar/picar; ya que, por la forma dentada de su filo, nos ofrece la resistencia adecuada para hacerlo sin estropear el accesorio.

Cocción

  • Sabiendo que el agua cuece a 100º, no tenemos más que calentar el agua a esta temperatura para conseguir cocer por ejemplo un huevo, o pasta. Si queremos llevar a ebullición otro líquido como leche, o caldo, pondremos también mínimo ese valor. Dependiendo de la cantidad y la temperatura inicial que tenga dicho líquido, nos llevará más o menos tiempo.

Control del fuego

  • A fuego bajo: Lo traduciremos por una temperatura de 90/95º en el robot.
  • A fuego medio: Lo traduciremos por una temperatura de 100/110º en el robot. Con 110º, ya tenemos una temperatura suficiente para hacer un sofrito o rehogar. Para pochar una cebolla, podemos hacerlo también a estas temperaturas.
  • A fuego fuerte: Lo traduciremos por una temperatura de 130º en el robot.

Control de la velocidad

  • Sin velocidad: Para elaboraciones donde no tengamos que remover. También podemos cocinar sin velocidad en el robot si queremos dorar una cebolla o un ajo, siempre vigilando el tiempo para que no se queme.
  • Velocidad 1: Cuando queramos remover poco.
  • Velocidad 2: Cuando queramos remover de vez en cuando.
  • Velocidad 3: Cuando queramos remover de forma continua y suavemente.
  • Velocidad 4 en adelante: Para mezclar de manera más intensa. Podemos ir aumentando velocidad sobre la marcha según veamos que necesitamos, mejor empezar con una velocidad 4 e ir subiendo progresivamente. Para batir o montar claras a punto de nieve y nata, con una velocidad 6 o 7 es suficiente.

Control del tiempo

  • El tiempo no cambia de una receta tradicional a una con el robot. Vendría a ser el mismo, salvo que veamos que necesita algo más, en ese caso, se lo damos.
  • Si la receta que queremos convertir NO nos da un tiempo preciso, y nos indica, por ejemplo: “dejamos unos minutos hasta que reduzca”, pues vamos tanteando poco a poco. Siempre es mejor quedarnos cortos e ir sumando minutos que poner mucho tiempo y pasarnos.

Uso del tapón

  • Si la receta nos pide tapar, colocaremos el tapón en la posición “maxi. vapor” y así en el interior del bol se concentrará un máximo de vapor.
  • Si la receta nos pide tapar parcialmente, colocaremos el tapón en la posición “mini. vapor” y así en el interior del bol se concentrará un mínimo de vapor. -Si quieres saber más acerca de las posiciones del tapón, pincha aquí
  • Pondremos el tapón si necesitamos infusionar, o cuando vayamos a cocinar o a triturar algo que pueda salpicar.
  • Cuando hacemos una masa que necesita fermentar, tradicionalmente la ponemos en un recipiente y la tapamos con un paño o con film. Cuando trabajemos este tipo de masas en la CuCo, al usar el programa Pastry, después de amasar, se pondrá automáticamente a 30º durante 40 minutos para realizar esta función. Entonces, pondremos el tapón y será como si dejáramos la masa tapada en un recipiente. -Si quieres saber más acerca del uso de los programas automáticos, pincha aquí
  • Prescindiremos del tapón cuando queramos hacer un sofrito o alguna elaboración que requiera la salida total de vapor o la entrada de aire. Por ejemplo, Si en una receta nos piden añadir un chorro de vino y dejar que se evapore el alcohol, lo haremos sin tapón. Igual que a la hora de montar claras a punto de nieve o nata puesto que necesitamos que entre el aire por el agujero de la tapa para realizar esta técnica correctamente.

Esperamos que este texto orientativo os resulte útil a la hora de adaptar y crear vuestras recetas. Como siempre os recomendamos, lo mejor es seguir el instinto y el sentido común, y nos iremos adaptando sobre la marcha según veamos las cosas.